jueves, diciembre 18, 2008

El 2008: lo que va a dejarnos

Para la "comaé" virtual, con la
pena de no hacerlo tan bien como ella.

Yo no veo que termine, principalmente por el mal rato que me hizo pasar durante casi el 70% de su duración. Pero nunca es malo recordar lo que nos dejó al año, aunque lamentablemente no sea una chiva, una burra negra, una yegua blanca y menos que menos una buena suegra.
Me fuí para la Wikipedia a leer el resumen de noticias y entre las curiosas no puedo dejar de mencionar que tenemos Doctores Frankenteins generando embriones de vaca con humanos. La iglesia lo calificó de monstruoso y antiético si se llegaba a destruir el embrión, pero que saben ellos, que no detienen los abusos sexuales que comenten sus curas, además de meter la nariz, como en nuestro país, en una política que, mientras les fué complaciente nunca se mencionó, chitón amén.
No faltaron las guerras, como en Georgia, las bombas y atentados en el mundo árabe, los abusos a los derechos humanos, las recaídas de Britney Spears, los nuevos muchachos de la Jolié, la décima celebración de los 60 años de Lila Morillo y la repetición sin petición de la telenovela "No soy yo el que quiero, es el pueblo".
Lamentablemente a estas tragedias que nosotros los hombres inventamos, se le agregaron las que brinda el azar o el descuido, como la caída del vuelo de Santa Bárbara y los 46 muertos que resultaron, hecho ocurrido en Venezuela.
Ah la política, en el 2008 nos dimos banquete con los encontronazos Chávez-Uribe, sazonados con un poquito de FARC y con sabor a cuero (Correa). Lo malo es que al final nos regalaron la hipocrecía de quedar amigos, dejando muy claro que es una amistad que tiene precio y que posiblemente cueste un poquito más que el computador que la obligó a renacer. Y uno queda con la duda de si de verdad en lo único que coinciden este par es en su deseo de seguir "rescatando" sus naciones por siempre y para siempre jamás.
Hablando de la FARC y su intermediario estrella, terminaron rayados: El show Fuerzas Armadas de Colombia al rescate y su vedette, Ingrid Betancourt hicieron ver los esfuerzo$$$ de Venezuela y los guerrilleros del vecino país como elefantes en cristalería. Ambos perdieron fuerza (y el que te conté, el Nóbel).
Después de 49 añitos, cuando el pueblo de Cuba consideró que ya estaba bueno de Fidel - no porque el está viejo, decrépito y enfermo, no mi socio - este renunció a ser Comandante en Jefe y se eligío, que casualidad a su hermano Raúl. No sé ustedes, pero a mi esto me parece un dejávú de "Volver al futuro" pero no es una isla, sino en un país que queda en la parte septemtrional de la America del Sur, tal como me enseñaron en la escuela, aún cuando no me explicaron que era septemtrional, igual que no me explican ahora la necesidad de la reelección indefinida.
Por supuesto hay que hablar de Mr. Obama y cómo hizo historia, porque no me digan que es casualidad que TNT esté lanzando un nuevo sitcom con afroamericanos y que el blanquísimo canal por cable FoodNetwork nos haya introducido unos cuantos conocedores de comida de color, que hace un año no existían. Y hasta creería que nos quitaron a Archie Bunker, ese racista xenófobo entre otras "virtudes", de la serie "Todo en familia" solo para no ofender con sus posturas a los nuevos inquilinos de la Casa Blanca.
Dayana nos trajo otra corona de belleza a los venezolanos para repetir la experiencia de un orgullo superficial sudado principalmente por Osmel y quizás los padres de la reina al concebirla. Pecho inchaó se merece Dudamel, la Orquesta Infantil y Juvenil, el Maestro Abreu con sus premios; cómo para creer que aún podemos coincidir en un proyecto fraguado en la cuarta pero mantenido sin egoismos por esta nueva n-ésima republica, donde n no esta aún muy bien definido.
Vino el bolívar fuerte y se trajo con él la inflación que heredó de la antigua moneda. Ahora con la crisis económica mundíal y la baja de los precios del petróleo, veremos si el adjetivo se le devalúa aún más. Propongo cambiarlo a Bs. A., donde la A es por amedrentaó. O Bs. C. por culillúo.
Para variar, tuvimos otras elecciones en Venezuela - y aunque usted no lo crea, tendremos otra en menos de 3 meses, Chávez mediante - y el resultado nos demostró que el país es rojo-rojito pero que el comandante lo quiere carmesí, como aquel color que traían los prismacolor de nuestra primaría, y que a él no le importa que ruede la sangre que lo emula, solo por lograr control absoluto de la nación. Yo considero sano que tengamos al menos esas gobernaciones de caca en la oposición y me parece lo menos que justo revisar las razones por las cuales se dieron, porque, aunque los chavistas no nos crean, muchos opositores como yo piensan que algo anda muy mal cuando el distinguido Ledezma recupera posición política con ese pasado adeco y represor.
Hay cosas que siguieron iguales: las torpezas de Rosales, las torpezas de Rosales y las torpezas de Rosales, aunque haya ganado otra vez en el Zulia. Las interminables cadenas que martirizan a mis compatriotas democráticamente, el desprecio a Bush, que se manifestó en esto días con broche de oro: un par de zapatos que no lo alcanzaron pero que lo rebajaron, que lo apuntaron aunque no le infringieron el dolor que el le ha hecho pasar a muchos. Y quizás una de las razones para este resumen adelantado tenga que ver, también, con el personaje: termina dos mil ocho, para salir de este burro mocho y volverle a decir NO a nuestro Chávez del ocho.

lunes, diciembre 01, 2008

La quimioterapia y yo

Siguendo la pauta de la querida Cereza; contaré como me fué con la quimio. Al final concluyo que no es algo que le deseo ni a mi peor enemigo, pero a la vez, quizás como dice una autora es preferible hacérsela a limpiar el garaje ;)
Los efectos secundarios fueron constantes: después del tercer/cuarto día de la quimio, aparecián sin compasión, vómitos, dolor abdominal, debilidad general. Mas o menos a la cuarta vino la caída del poquito pelo que tenía, simplemente a borbotones y por ello decidí hacerme lo que ven aqui, no sin antes llorar por partida doble ( y pagarle dos veces) a la peluquera, para al final pasarme mi máquina en la casa.
Pero lo peor fueron períodos de depresión, tan agudos que el médico me recomendó un antidepresivo, pero considero un logro no haberlo tomado y guapear con remedios ambientales: mi querida famila, los amigos de aqui, los amigos virtuales que nunca me abandonaron.
Mis primeras quimios difirieron de las últimas (4 y 4), y a estas primeras les tenía alergia, por lo cual además de los venenos terapéuticos, debia ser inyectada con antialérgicos que al menos tenían la ventaja de hacerme pasar las 3/4 horas de tratamiento dormida, y esa velocidad era "buena", debido a un catarer que me pusieron de manera quirúrgica y que pronto me quitarán por el mismo medio.
Es lamentable que para curar el cáncer sea necesario introducir en el cuerpo sustancias que te hacen daño, aunque este sea provisional. Pero cuando es necesario tratar de eliminar la posibilidad de recurrencia, no hay alternativas y hay que enfrentar el tratamiento con el mejor de los ánimos y hacerse la idea, como yo de que es una carrera donde uno va dando un paso a la vez hasta que llega a la ansiada meta, agotado pero no derrotado, desanimado pero no triste.
Ya estoy en la ruta de la recuperación, comencé dieta, ejercicios, rutina hogareña y pronto laboral. Y ahora me siento que no hay nada que no pueda hacer, porque ante cada dificultad recuerdo lo duro de el tratamiento - el cual es a veces mas suave para unas y mas fuerte para otras -y me digo que no se compara. Ahora a cuidarme y relevar este capítulo al tema de asuntos superados pero vigilados, porque aunque el cáncer es crónico, la capacidad para enfrentarlo también ha de ser ilimitada.
* La foto es de mis "Chicas superpoderosas": sin su profesionalismo y dedicación estoy segura que la experiencia hubiese sido más difícil