miércoles, noviembre 05, 2008

Cuando ganó Obama me olvidé


De la crisis económica, de mi enfermedad, de la gente perdiendo sus casas, de mi desempleo, del aumento de precios que quedó a pesar del precio mas bajo de la gasolina, que vivo en un país cuyo gobierno piensa que debe intervenir en el manejo de los otros...me olvidé porque fué hermoso sentir el desarrollo de un proceso democrático integral, desde el reconocimiento de la derrota por parte del Senador MacCain - me cautivó - hasta el "Yes, we can" que nos inspiró a todos anoche.

Amaneció y mi cinismo me hizo pensar en la elección como un capítulo más de "American Idol", donde el ganador tiene momentos de encanto como el de concederles a las hijas el permiso de tener un cachorro una vez estén en la Casa Blanca y de ternura como cuando habló de su fallecida abuela. Sin embargo rescato el momento de esperanza que los ciudadanos de este país vivimos, los que no estamos pidiendo regalías ni creyendo en socialismos improbables de implementar en este modelo político no perfecto, pero si suficientemente satisfactorio. Queremos la oportunidad simplemente de decir, que sí, que si podemos.
* Foto tomada del "Miami Herald"

4 comentarios:

123 dijo...

Comparto tu alegria, Martha. Espero q' de verdad este cambio sea postivo y nada de lo mismo...nada de McSame, como dices tú jejejeje. Pasate por mi blog para q' leas mi reseña. Cuidate mucho y estamo en contacto.

Bye bye ;)

Lycette Scott dijo...

Excelente post amiga, estoy muy de acuerdo con él...yo no estoy allá pero sí he sentido lo mismo que tú...espero que todo salga muy bien por allá.
Un abrazo en la distancia

More Baker dijo...

Yo espero que todas las buenas cosas que prometiò las cumpla, para el bienestar de todos los ciudadanos estadounidenses.
Con respecto a Latinoamérica que abra un compás para el diálogo con naciones que creen en un porvenir distinto.
Un abrazo.

Luis Amezaga dijo...

Podemos. Un hombre solo no puede por muy carismático que sea.