lunes, septiembre 01, 2008

Pausa

Porque estoy en la mitad del tratamiento y celebrar a pesar de los tropiezos no está mal. Quizás porque en el hogar no hubo verano entre operaciones y quimios. También por los sanos que no tendrían porque dejar de disfrutar lo que no podemos hacer a plenitud los enfermos. Y, dado que me tocó, por mala suerte con ligeros efectos secundarios, no es descartable la experiencia de sacarle todo el provecho al vivir en el momento, con medio salud y darme cuenta de todo lo que puedo aprovechar cuando vuelva a retomarla. Y si, la masa puede que no esté ni para hallaquitas de agua, pero ahora mas que nunca la vida es una sola. Que continúa , después de esta breve pausa energizadora, en la lucha contra la enfermedad y a favor de la vida.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Madame: con pausa y sin prisa.

Besos y bendiciones

BEA

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

:-)

Otra cosa sería muy cursi!