miércoles, septiembre 24, 2008

De cultura y respeto

Hace ya tiempo, el hechicero nos contaba, quizás desde un ángulo mas político, este asunto del choque de culturas: hijo de poderoso, abusando de su poder como quizás esta acostumbrado en su tierra, el asunto llegó al terreno diplomático.
Conmentaba allí y hoy lo hago de nuevo, como si bien es absurdo ir a un país con una cultura totalmente diferente de la de uno a imponerse porque nos consideramos mejores, no puede ser que los ciudadanos de estás, sea por motivos religiosos o de otra índole quieran hacerlo cuando se mudan...o ¿si?, ¿Dónde está el límite?
Esta historia, en la que originalmente se anula un matrimonio entre musulmanes por falta de ¨virtud¨ de la esposa, menciona el pedido de revertir la decisión, ya que fué tomada en Francia, un país cuyos principios no incluyen el rechazo a una mujer por la ausencia de la telita. Los que apelan revelan que se viola el principio de la igualdad de sexos, entre otros y que de alguna manera es un antecedente peligroso, implicando que el país comienza a asumir tradiciones culturales de sus comunidades de inmigrantes, que como sabemos lo que hacen es crecer en Europa.
Yo como inmigrante siento que no hay mas remedio sino adoptar muchas de las tradiciones y costumbres de donde vives. Rescatar las que traes sin extralimitarte y no renunciar a principios básicos. Este caso la verdad, no me fácil de disernir.

3 comentarios:

David Morán dijo...

Como inmigrante haces un balance entre el respeto social para poder adaptarse al medio y también para que el medio respete al individuo.

Hay grupos que no pueden ver más allá de sus preceptos fundamentalistas, de ahí la falta de respeto. Así también chocan la mentalidad secular demócrata y la mentalidad teócrata que ha emigrado en busca de nuevas conquistas.

Saludos.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

No es tan fácil, el tema no es fácil, cada mundo es un mundo y siempre se juega a mejor es mi casa.
Tampoco es la falta de respeto, es el desconocimiento del otro. Mis problemas son muy superiores a los de los demás, mi ombligo es más importante. Yo soy yo y después de mí el diluvio.
Todo está bien, si estás metidito en tu rincón. El problemita PROBLEMON es que vivimos con otros y se debe -divino Rousseau- hacer un contrato social para vivir mejor.
La cosa es entendernos, comprendernos y un largo etcétera de verbos en gerundio. Es tener la voluntad de hacerlo, es no querer hacerlo.

Todo lo mejor para ti.

PS: El temita me deja con ganas. Quizás lo desarrollaré bajo otra optica. Tarea para la casa, no?

Nostalgia dijo...

hola MB,
confieso que no leí el post.
es que, esto de ser enfermera y empresaria está acabando con mi vida...
paso a dejarte un abrazo y mi deseo de que todo esté marchando bien, a pesar de los vientos huracanados ...
un beso ♥