miércoles, septiembre 24, 2008

De cultura y respeto

Hace ya tiempo, el hechicero nos contaba, quizás desde un ángulo mas político, este asunto del choque de culturas: hijo de poderoso, abusando de su poder como quizás esta acostumbrado en su tierra, el asunto llegó al terreno diplomático.
Conmentaba allí y hoy lo hago de nuevo, como si bien es absurdo ir a un país con una cultura totalmente diferente de la de uno a imponerse porque nos consideramos mejores, no puede ser que los ciudadanos de estás, sea por motivos religiosos o de otra índole quieran hacerlo cuando se mudan...o ¿si?, ¿Dónde está el límite?
Esta historia, en la que originalmente se anula un matrimonio entre musulmanes por falta de ¨virtud¨ de la esposa, menciona el pedido de revertir la decisión, ya que fué tomada en Francia, un país cuyos principios no incluyen el rechazo a una mujer por la ausencia de la telita. Los que apelan revelan que se viola el principio de la igualdad de sexos, entre otros y que de alguna manera es un antecedente peligroso, implicando que el país comienza a asumir tradiciones culturales de sus comunidades de inmigrantes, que como sabemos lo que hacen es crecer en Europa.
Yo como inmigrante siento que no hay mas remedio sino adoptar muchas de las tradiciones y costumbres de donde vives. Rescatar las que traes sin extralimitarte y no renunciar a principios básicos. Este caso la verdad, no me fácil de disernir.

miércoles, septiembre 03, 2008

Hay dos tipos de mujeres...

"Hay dos tipos de mujeres: las que tienen cáncer del seno y las que temen adquirirlo".
Teniente Van Buren, de mi serie favorita, "La ley y el orden"

lunes, septiembre 01, 2008

Pausa

Porque estoy en la mitad del tratamiento y celebrar a pesar de los tropiezos no está mal. Quizás porque en el hogar no hubo verano entre operaciones y quimios. También por los sanos que no tendrían porque dejar de disfrutar lo que no podemos hacer a plenitud los enfermos. Y, dado que me tocó, por mala suerte con ligeros efectos secundarios, no es descartable la experiencia de sacarle todo el provecho al vivir en el momento, con medio salud y darme cuenta de todo lo que puedo aprovechar cuando vuelva a retomarla. Y si, la masa puede que no esté ni para hallaquitas de agua, pero ahora mas que nunca la vida es una sola. Que continúa , después de esta breve pausa energizadora, en la lucha contra la enfermedad y a favor de la vida.