martes, mayo 20, 2008

Disponiendo responsablemente

Ya esto estaba vencido, desde el impactante caso de la Sra. Schiavo en el año 2005. Uno no sabe cuando La muerte va a pisar su huerto, y alguien tenga que "poner fin a mi diario al caer la última hoja en mi calendario", según Joan Manuel.
No es asunto de pesimismo sino de responsabilidad, este momento no es mejor ni peor que otros. Hacer un living will - orientado especificamente a disposiciones relativas a las decisiones a tomarse si uno queda en estado vegetativo y sobre donación de órganos - y un testamento - no que haya mucho que repartir - me hacen sentir ahora que al menos hay una base legal para que las cosas se dispongan a mi gusto si me toca irme temprano :).
Me canso de contar las sucesiones que terminan en peleas o en injusticias solo porque uno se cree inmortal y le pasa, con su deceso, la papa caliente de la disposición de sus asuntos terrenales a otros, no necesariamente a su satisfacción.
Esto no es garantía de la ausencia de problemas, pero al menos existirá una base legal donde expondré, sin estar presente, mi punto de vista (metía hasta lo último).
Por supuesto esperamos que estos documentos impresos en páginas del mas puro blanco hoy, firmados por dos testigos y notariados se usen solo cuando esten amarillos del tiempo...como su dueña.

No hay comentarios.: