sábado, abril 19, 2008

Lo que he aprendido después del diagnóstico

1.- De la mucha gente que está pendiente de mi bienestar. Gracias, gracias a todos.
2.- De lo duro que ha sido ver algunas de las reacciones: yo no tengo problema en anunciar lo que me pasa a todos los menores de 60 años ;) pero algunos de ellos inclusive lo han recibido de manera dolorosa. Mi mentalidad es shit happens!
3.- Con lo mucho que agradezco las manifestaciones y como algunas de ellas me han hecho sentirme mejor, soy YO la que decido como será mi día, si estoy triste o desanimada o dispuesta a luchar. En nombre es esos afectos la norma es mantener el ánimo en alto.
4.- Aunque ya encontrado lo que parece ser el origen de el cáncer, por lo único que le veo utilidad es en función de prevenir recaídas o problemas a otros miembros de la familia. Es irrelevante, no hay culpables, son cosas que están fuera de control. Y como me dijo un amigo, y no es para asustarlos, todo estamos en la posibilidad de padecer la enfermedad. Nadie está vacunado.
5.- No es premio de consolación: fuí afortunada al detectar una forma de cáncer del seno que no se palpa y que está en sus estados iniciales. A veces me encuentro pensando en como esto interrumpirá mi vida ahora e inmediato recapacito: conocimiento es poder.
6.- Siendo la persona que normalmente piensa en las consecuencias de mi decisiones para mi grupo familiar o de trabajo, llegó el momento del yo: mi operación, tratamiento y recuperación PRIMERO. Para luego retomar todo lo que se queda en stand-by. Fuera stress por las razones que sea.
7.- Esto de adaptarse a la rutina de salas de espera, personal médico y afines no es fácil, la burocracia en la salud es norma en todas partes: debo recordarme de contar hasta diez (o cien), respirar profundo y sobretodo no alterarme para no cambiar el curso adecuado de las cosas. Aunque no siempre me gusta eso de ser razonable.
8.- Recursos sobran de apoyo en información. Pero no todo es consejo bien intencionado o preciso. Hay que asegurarse que las fuentes son válidas, sobretodo en Internet.
9.- Tengo que tenerme paciencia. Y tenérsela a los demás. No todo va a ser fácil, pero hay que enfrentarlo con optimismo.
10.- Que debo darme tiempo para asimilar las implicaciones, y no que me esté dando excusas para sentirme mal. Un paso a la vez.

Trataré de pensar mucho en este decálogo. Tiempo es lo que me sobrará.

9 comentarios:

More Baker dijo...

BRAVO, bella!!!!!!!!!!!!
Así se habla, carajo!!!!

David Morán dijo...

Animo Martha, para mi la vida es una lucha.

Saludos.

enigmas PRESS / Gandica dijo...

¡Que vaina...!
Y yo quejándome porque me subieron el aseo urbano en 200%
__________________________________

Yo pasé por algo parecido hace par de años.

No en el mismo sitio -tu sabes que a nosotros nos viene la vaina por otro lado-.

Y después de una pequeña operación de piel me querían hacer otras de exploración.

Y yo dije: no vale, hasta aquí. Que sea lo que sea.

Han pasado dos años y bueno no he tenido recaída alguna.

Pero sé como te puedes sentir, aunque con las diferencias del caso.

Gran saludo y lo mejor para tí y los tuyos.

Luis Amezaga dijo...

Martha, la enfermedad nos acompaña siempre, en ocasiones de forma silente y otras a gritos. Aquí estamos para el acompañamiento y para lo que usted vaya indicando.

Jogreg dijo...

Tu decálogo es una maravilla! Aquí estamos pendientes de tí y deseando tu pronta recuperación.
Un abrazote!

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Cuando se toma la decisión de emprender algún camino, lo importante no es el dónde llegar. Eso es accesorio, lo realmente importante es el primer paso.

Lo demás vendrá sólo, yo por mi parte te aplaudo.

Todo lo mejor para ti.

Anónimo dijo...

Querida Madame: Que bellezura de decálogo. Te admiro mucho y, aunque no lo creas, tu entereza es una lección de vida, de amor y esperanza para quienes te leemos y te pensamos.
Bravo niña linda
Un gran abrazo y mi cariño para su mercé.
BEA

Marianne dijo...

Gracias por enseñarnos tu decálogo y sacudirnos sin propósito de hacerlo , besos amiga!

Martha Beatriz dijo...

Queridos todos, gracias por pasar :D
Tío estoy tratando de evitar ese sentimiento de bueno nada es tan serio como lo mío, aunque se refleje así en los demás. Usted quéjese del aseo y de la iglesia ;)
Si David, yo lo canalizo como un problema más y trato de no pensar en su gravedad: como los chinos, si tiene solución, de que me quejo,y si no tiene, de que me quejo. More, Jogreg, Brujo Bea, Marianne: alegre de que me apoyen y que les haya dejado algo. Es lo más auténtico que ha salido de todo esto. Luis, dispongo lo que usted(es) dispongan...
Besos y abrazos!