miércoles, marzo 26, 2008

Mi Dios

Está conmigo cuando me levanto y cuando me acuesto. Me alimenta, me guía, me nutre, me orienta. Me ayuda a tomar decisiones cuando necesito, asi como trata de no influenciarme cuando el asunto, que pocas veces se presenta, no tiene que ver directamente con El.
No me juzga. Y cuando siento que me abandona, trato de recordar todas las veces que - muchas, tantas que no quiero contarlas - yo también lo he dejado a el de lado.
Yo no le rezo, procuro establecer mi relación con El con acciones, del mismo modo que El me bendice con las suyas.
Ahora a mi Dios le toca vivir conmigo este calvario. Llevarme de la mano por todas las estaciones de esta enfermedad. Pero no será con rezos, ni promesas, ni estampitas: mi Dios ha estado conmigo 26 años, dice que espera estar 26 más aunque circunstancias como las actuales lo pongan en duda. Mi Dios es de carne y hueso, me toca apreciarle y compensarle por todo lo que me ha dado, me dá y me dará.
Por cierto, Dios de los demás: Fuck you!
PD: A todos los creyentes les agradezco sus actos de fé, les pido me perdonen lo que para muchos es sacrilegio.

9 comentarios:

Marianne dijo...

Estamos y estaremos contigo en estas estaciones, la fé mueve montañas así que no hay de qué preocuparse, eres una mujer guerrera ;-), un abrazo amiga!

Mariale divagando dijo...

Hola! Vengo del blog de Marianne.

Mi Dios es como tu Dios, y estoy segura de que te llevará de la mano para que salgas de esto.

Fuerza!

infelix dijo...

Fuerza! Que en poco tiempo estes alegre de haber luchado y ganado! Que Dios te bendiga y lleve de la mano

Curiosa dijo...

Se que sientes,de verdad, y respetandote solo te extiendo mis brazos y te digo que aqui estamos muchos para darte animo y fuerza cuando las sientas perdidas y que sepas que de esta han salido muchas y estoy segura que tu seras otra mas.
Un abrazo fuerte

More Baker dijo...

Coño amiga,yo no quería comentar, ya sabes lo que pienso, pero ahora sí fue verdad que me desarmaste y me sacudiste. Por favor no hables como si la última palabra ya fue dicha.
Si por alguien tienes que agarrarte aunque sea a esa estampita, debe ser por ese Dios de tus 26 años, esa trilogía de padre, hijo y espíritu santo
No te caigas, da la pelea, que eso es lo que esperamos de tí.

Martha Beatriz dijo...

Adios carajo comadre!
No se me achipole pues, mas bien hablo asi porque la última palabra NO ha sido dicha. Le escribo a mi Dios de ébano porque hoy, cuando salí de mi prueba, me espereba con una sonrisa en la boca, dime, no se merece que lo llame Ser Supremo? ;)
No se me ponga piche!
Saludos a todos y gracias por pasar. Disculpen lo ácido-religioso.

Luis Castellanos dijo...

Saludos Marta. Espero que puedas salir adelante. Me dicen que eres fuerte y "echa pa lante"... De ser asi no tienes por que preocuparte...

More Baker dijo...

Así se habla, linda!! Piche??? jajajja, jajjajaja.

mundos dijo...

Mi mama acaba de terminar su quimio por cancer de mama, es un proceso fuerte, pero que con el apoyo familiar y las ganas tuyas de echarle pichon , lo vas a llevar muy bien. animo y estamos a la orden para cualqueir recomendación.