jueves, enero 24, 2008

Una de Seinfeld

Fiesta elegante, bien cuidada, de mesoneros y salón de fiesta alquilado en una de las zonas mas exclusivas de Miami, para pocos invitados pero con su toque de clase. Nada de "Se acabó el yelo" o "Estas papitas estan rancias".
En el bellísimo baño veo a la mesonera salir de "hacer su cosa" y simplemente irse sin lavarse las manos: No puede evitar acordarme de Poppy, el Chef y dueño de un restaurant que aparece en la famosa serie, que no cumple tampoco con la premisa obvia de lavarse los miembros que manipulan alimentos, sobretodo si son para otros. Y si, ya fué inevitable evitar tocar o comer cualquier cosa que la chica me sirviera, que conste que mañosa no soy. !El mal efecto que produce la falta de higiene!
PD: no, no la sapié ;) , pero he debido quizás encontrar un momento para decírselo en privado.

4 comentarios:

Lycette Scott dijo...

Ay no amiga es que yo te entiendo, yo sí soy bien escrupulosa la verdad

Luis Amezaga dijo...

Equivocó usted el momento de ir al baño. Le costó pasar hambre. ¿Lo hace por la dieta? ;)

Regina Falange dijo...

ja ja ja ja mis excusas, estimadísima Martha, pero la comparación con las pintorescas anécdotas de Seinfeld me mató!!!

Yo soy fan de la serie pero también de la limpieza EXTREMA...con la carga hormonal como la tengo ahorita, le hubiese armado la de san quintín en plena fiesta..Y es que esta gente que poco a poco abusa así, con esas pequeñas cosas, es la que descontrola los sistemas a gran escala. Y cuando se trata de la comida, la cosa se pone especialmente sensible

Si te cuento la que quería armarle a un taxista que quería cobrarme 10 mil bs de la estación de metro Los Símbolos a mi casa (léase, a dos cuadras)

Ojalá cuando miamee no me toque ir a un banquete de ese estilo (ah Martita, porque Dios mediante, en junio voy a miamear, así que allá te veo, mándame tus señas!)

Un abrazo!

Martha Beatriz dijo...

Gracias por comentar, queridos. Yo confieso que no soy tan escrupulosa, si algo cae, digamos que en mi casi aplico eso de que " lo que no mata engorda" ;), pero ciertamente se espera más en una fiesta de lujo. Luis, si, esa fiesta fué un preámbulo para una nueva dieta.
Y si mi dorada, en una anécdota menos ligera, te cuento que vi en Discovery como una "epidemia" de cisticercosis _ la enfermedad que dicen mató a Carlos OLivier, producida por un paráisto en la carne de cerdo mal cocida - en una comunidad JUDIA (increíble, verdad? ). Pues resulta que emplaban servicio doméstico barato de Centro América y estás señora no eran muy amigas de eso de ir al baño y lavarse las manos antes de preparar comida. En fin, es uno de los casos extremos que señalas, porque la enfermedad, si no se trata a tiempo - cuando el parásito llega al cerebro el paciente fallece - es mortal.
Claro linda no me he olvidado que vienes. Te escribo en algún momento para darte los datos :)