lunes, septiembre 24, 2007

Los dos "José"

Ambos estudian High School. A los dos sus mamás los dejan en la escuela muy temprano en la mañana y los recojen al caer la tarde, cuando regresan cansadas de la jornada, parace descuido, pero uno no sabe como anda la vida y las necesidades de la gente. Ambos son académicamente incorrectos - no que estudian mucho y las notas son muy buenas - pero son de una utilidad inconmensurable a la hora de colaborar con proyectos y actividades a lo largo de la escuela donde estudian. Tienen su carácter y hay que estarlos regañando, pero su corazón es de oro y se toman las cosas que les dices por su bien con poca seriedad, aunque siempre te están escuchando. Los dos José son solitarios y de pocos amigos, algo que en la adolescencia suena como un pecado, porque no son populares y no se llevan bien con todos los niños, pero tienen reservado su corazón para gente especial y a estos nunca le dicen no, entre ellos me enorgullezco de estar. A ellos les deseo lo mejor de lo mejor y los observo crecer a mi lado: uno es mi alumno, el otro es mi hijo.

9 comentarios:

Lycette Scott dijo...

La historia ha demostrado que esos chamos solitarios de la secundaria son lo más exitosos al pasar de los años...así que seguramente a ambos les espera un gran futuro.
Un gran abrazo.
PD: Amiga leí el correo te iba a responder pero me puse a hacer una cosa urgente y luego para serte honesta me olvidé. La historia me impactó porque de pequeña viví algo así, afortunadamente nunca llegó a pasar a mayores, cosa que siempre le agradecere a mi hermano de Blogueandito

LUIS AMÉZAGA dijo...

La adolescencia tiene la dificultad de que nadie dice: "Se ha terminado. Hasta aquí".

More Baker dijo...

Abrazos Martha Beatriz:
También tengo a un José como hijo, y si te digo que es la luz de mis ojos me quedo corta. Ese muchacho es "el hombre de mi vida" en la acepción más poética de la expresión.Cuando uno tiene hijos así, alumnos así, tal como los decribes, el solo nombre, esa sola palabra, es el único verso de un magnífico poema de amor.
Qué suerte hemos tenido, no?

More Baker dijo...

Oye Luis Amézaga, la dificultad? mmm, la dificultad?

Martha Beatriz dijo...

Si More, que suerte, no lo cambio por nada. No seas tan dura con Luis, vé a visitarlo: el tiene la gentileza de venir a verme desde la madre patria. Muchos saludos!

More Baker dijo...

No mi amiga, no fue una expresión de dureza, más bien de asombro o confusión. Tal vez porque esa es la edad, la que uno como que más añora... en fin.. Uno no puede transmitir por esta vía esas sensaciones y lo lamento. Y sí, ya visité su blog, que me pareció muy interesante, como el tuyo.
Saludos!!

El Trimardito dijo...

Qué bonitas palabras para hablar de tu hijo y tu alumno, es la adolescencia una etapa dura, pero inolvidable.

Saludos!!

Nelson dijo...

Que gran orgullo debes sentir ver crecer a tus hijos , sin duda alguna, creo imaginarlo, por tener tambien hijos y verlos crecer y madurar año tras año...

Mujer, madre y Maestra, te felicito por esos tres grandes titulos que posees,

Mis mejor saludo.

Nelson

Martha Beatriz dijo...

Gracias a todos por comentar: la verdad el post nació de hablar del alumno y el esposo hacerme ver que el hijo se le parece tanto...confio en que ellos con sus aptitudes y actitudes logren lo que quieren en la vida, ya dispuestos y servciales son. Abrazos para ustedes.