martes, agosto 14, 2007

"Ella permaneció inmóvil en el centro de la sala atiborrada de cachivaches, examinando palmo a palmo al gigante de espaldas cuadradas con un tatuaje de ceniza en la frente, y a través de la neblina del polvo lo vió en la neblina de otro tiempo, con una escopeta de dos cañones terciada a la espalda y un sartal de conejos en la mano.
- ! Por el amor de Dios - exclamó en voz baja -, no es justo que ahora me vengan con este recuerdo!
- Quiero alquilar la casa - Dijo Aureliano Triste."

"Cien años de soledad" - Gabriel García Márquez

Asi como él, tu y yo tampoco nos hemos visto mucho, son dos veces para ser exactos. No tenemos nexos, pero digamos que te veo en el mundo de los "what if" que siempre evito: has podido ser mi hijo, pero has podido no existir, con la misma. Eres la estampa de aquel con el que las cosas no pudieron ser, y cada uno buscó otro camino que la final volvió a coincidir en otros planos, no exactamente el de la pareja. Te pido disculpas por evocar la adolescente y el joven que tu progenitor y yo fuimos. Los viejos tenemos la mala costumbre de perder el tiempo imaginando (im)posibles, sin darnos cuenta que el futuro es ya de otros, como tú, a quién le pertenece la vida que ha de ser plenamente disfrutada. Y uno solo quiere para tí que no veas atrás, como lo hacemos nosotros con la futilidad del que no puede cambiar nada y que en momentos tristes o desesperados como este piensa que su vida, quizás, ha debido tener otro camino. Y no, pues, si un mensaje quiero dejarte, querido por las propiedades reflexiva, simétrica y transitiva, es que no hay nada de que arrepentirse ni que enmendar: allí estás tú para probarlo, saludable, vital y lleno de ganas de aprovechar lo mejor de la vida.

PD: Por alli David también documentó el encuentro :)

3 comentarios:

Curiosa dijo...

Muchas gracias por tus palabras de apoyo en mi blog.

Gloria dijo...

Hola Bea, haz realizado un recuento muy poetico y lindo por damas, Gracias ... un abrazo

Marianne dijo...

qué lindo...amiga recibe un abrazo!