sábado, agosto 11, 2007

Nosotros

El pana del encuentro imposible que se ofende cuando se menciona lo obvio, el taxista que solo quiere llevarte si le conviene, la empleada de la clínica que no te dá la información completa y luego se hace la pendeja, la dependiente que te pone mala cara cuando no le entiendes, el chofer de autobús interurbano y su música a todo volumen, el de camionetica que no se para en la parada para recojer pero si para dejarte, la hermana que se levanta contigo de madrugada a hacerte la más rica arepa y el guayoyo que te despierta, la tía qué todavía te dice "mi niña", los transeúntes masculinos que te piropean, asi como los femeninos que te critican con una sola mirada, los usuarios del metro con sus empujones donde de vez en cuando se cuela una gentileza como cederle el asiento a un anciano, el mesonero que te apura o con los gestos te pide consumir, el vendedor de almidoncitos que coquetea contigo en pleno calor en la Esquina de Dr. Paúl, el perrocalientero a quién no tuve tiempo de pedirle un asquerosito, los sifrinos que hacen cola en las panaderías de moda sin percartarse del mal servicio solo porque "todo es rico", las bellísimas promotoras en el Sambil que deberían dar condones en vez de lubricantes, el conductor que le menta la madre al peatón que se le atraviesa porque si no no cruza, la Sra. del quiosco que con paciencia espera que nostalgia azucarada te comerás, el periodista que se vé sobreactuado - y sobremaquillado - en la pantalla de TV, el obrero y su Meridiano, las mujeres con sus cosméticos haciendo la cola en Farmatodo, los niños eslabones con sus hermanos formando una cadena de 4 o 5, anclados a sus madres, el portero que al verte está buscando una excusa para no dejarte pasar, los oficinistas bancarios que parecen disfrutaran al negarte un servicio, en fin esos somos algunos de nosotros, los venezolanos, los que ví, los que le dan sabor a la patria, los que la descuidan, los que la quieren, los que la defienden, los que la sudan, los que la necesitan, los que la trabajan: sin ellos no hay Venezuela, con sus virtudes y defectos

3 comentarios:

El loco dijo...

que bien que nos describes...tus ojos alejados estaran más sensibles...algunos de nosotros ya ni vemos lo que somos...solo tratamos de vivie...o sobrevivir?
Saludos

Lycette Scott dijo...

Es muy cierto todo lo que dices aquí amiga, bueno o malo pero nuestro, parte total de neustra idiosincracia

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

SOBERBIO, GRANDIOSO, MAGNÍFICO!!!

Qué otra cosa te puedo escribir luego de leer lo que leí?

Existen tantas, pero tantas Venezuelas como tantos venezolanos la sentimos.

Tu escrito es tan duro y hermoso como lo es mi "Venezuela es un país, un país para querer...", no nos queda otra alternativa, pues eso somos.

Mi comentario es cursi, como lo es cursi el amor a cualquier edad.

Todo lo mejor para ti.