miércoles, abril 11, 2007

Lo absurdo de mi 11A

Con todo el respeto que me merecen los muertos y sus familiares de la tragedia de abril, el mío fué tan particular que incluyó asuntos tragi-cómicos:
1.- Llegar a las 0:00 horas del día 11 de abril del 2002 - ya se empieza a pegar lo militar - a Maiquetía y regresar el domingo 14 en el primer vuelo que se permitió de AA a Miami.
2.- Terminar de llenar las cajas de una mudanza la madrugada del 11, mientras veía la TV y la n-ésima repetición de CHavez llegando a Fuerte Tiuna. La sensación de irrealidad peleaba con el sueño.
3.- Asistir a un procedimiento médico el sabado 13 que me recomendaba "reposo absoluto": pasé las siguientes 24 horas literalmente brincando para llegar a un lugar seguro.
4.- Montarme en un autobus interurbano y gastar el poco dinero que tenía en chucherías. Cuando me dejó botada porque no podía llegar a su destino, abri la cartera para percatarme de una de Murphy: el plástico no sirve para nada cuando uno mas lo necesita. De eso nos reíamos mis panas y yo cuando nos las comimos.
5.- Repetir la sensación de abandono post 27F en el amanecer del domingo 14: tuve la suerte de conseguir un taxi que me saco de la ciudad dormitorio - con plata prestada, claro - a la que llegué en cola donde me quedé asilada con mis amigos, directamente a Maiquetía. Y de allí no me moví hasta que regresé a mi hogar.
6.- Cambiar la reservación de mi vuelo - que había sido cancelado - usando una conexión Maiquetía-Miami- Maiquetía (telefónica, claro): en el aeropuerto internacional a punto de la reanudación de actividades fué cuando el caos de hizo presente y no había nadie que le diera a uno una respuesta concreta al respecto.
7.- Lo mejor es haber vivido la aventura solita, evitando que otra persona arriezgara su integridad o su vida ( todo esto mientras me decían desde aqui "Te vienes inmediatamente", como si yo fuese un muchacho malcriado que no quiere irse a dormir).
Por supuesto la seriedad se impuso a la hora de opinar de los acontecimientos: lamentable

2 comentarios:

Regina Falange dijo...

Uyy amiga, no sé puede decir que no viviste la fecha y de una manera además bastante particular.

No te angusties porque haya sido tragicómica, que los que deberían preocuparse por explicar esos hechos que bien calificas como "lamentables" le adjudican el mote de "victorioso" a tan trágico momento...

Un abrazo!

La Flaca Simplona dijo...

Trágico de verdad. No me hubiese gustado estar en tus zapatos. Con lo gallina que soy, me hubiese lanzado al mar en Maiquetía intentando salir aunque fuese nadando!

Saludos!