martes, abril 03, 2007

Son estos días de otrora recogimiento, convertidos en días de descanso y diligencias que no caben en la rutina. Y entonces aparece esta corta palabra que engloba un inmenso significado. Si se cuestiona pierde sentido...y si se piensa en ella, ¿será que está uno en camino de adquirirla o recobrarla?
Personalmente y por asuntos que no tienen relación directa con la religión, este período me ha regresado a los ritos cristianos de mi niñez, a la palabras cuaresma, penitencia, primer viernes, pasión, misa. Al recuerdo de mi abuela, la que me inculcó las tradiciones cristianas que ahora me traen un sabor agridulce que lucha con la nostalgia pero se afirma en una adultez que se separó de esas creencias. Y entonces, ahora, en esta disyuntiva, dudo...

3 comentarios:

Khabiria dijo...

Mi estimada, la verdad es que yo no soy católica, muy a pesar de la costumbre de mi abuela, que hasta reza el rosario y no come carne en Semana Santa...pero eso es una cosa y otra cosa es la fe, ejerzo la FE absolutamente, es una de mis palabras favoritas...las escrituras cristianas aseguran que "La fe es la certeza de lo que no se ve", yo creo absolutamente en un mañana, aún no lo he visto, pero sé que está allí, creo en mis sueños, no los he visto tampoco pero tengo la certeza de lograrlos y creo en mi, en mi fortaleza y en las ganas de estrenar metas alcanzadas...no hay que perder la fe nunca, porque es el hilo que nos sujeta al mañana.
UN abrazo grande
:)

LUIS AMÉZAGA dijo...

Fe, tradición, recuerdos, o asueto. Días confusos.

Jen El dijo...

Echele piernas m´ja!!

Felices Pascuas