martes, marzo 06, 2007

Trabajo sin sensatez y con sentimiento

Renuncié a mi trabajo. Y por segunda vez, debido a serios problemas con las tareas que me encomiendan de manera sorpresiva y que encuentro difíciles de cumplir. Estaba en mi preaviso cuando la noticia de una enfermedad seria de mi jefe me hizo cambiar de idea debido al efecto dañino que mi ausencia puede hacerle en este momento, no que me sienta impresindible. Mis problemas no han cambiado, sigo inconforme, pero al menos tengo salud. Si este pequeño gesto de quedarme hasta que la situación sea manejable ayuda a la recuperación de mi superior, el sacrificio valdrá la pena. Si, nunca como que tendré éxito - si a plata se refiere - ni seré una tigra en el trabajo, pero no puedo ser de otra forma :(

1 comentario:

mariannextreme dijo...

mucho ánimo, por algo pasan las cosas (como tú me dijiste un día), además se lee que estás muy clara! un abrazo querida amiga, me encanta tu foto :-)