viernes, marzo 09, 2007

Querida dieta - Semana ocho - dos meses

Dos meses en los que he aprendido:
- El agua es el mejor amigo de la dieta.
- No siempre las ganas de comer son hambre.
- A ser selectiva con las cosas que debo limitar solo "golosinas" naturales y bien preparadas.
- Limitar el café, por la dieta, por la vida
- Hacer ejercicio para complementar la sensación de bienestar.
- Celebrar cada logro asi sea mínimo.
- Paciencia, con el régimen, conmigo misma. Me tomo años estar así, me puede tomar años cambiar.

Peso inicial: 182.9 libras
Peso final : 180.7 libras
Diferencia: -2.2

3 comentarios:

enigmas exPRESS / Gandica dijo...

Pues ánimo mi estimada amiga invisible.

Yo a veces hago alguna dieta de desintoxicación. Puro alimento sano...pero no dura mucho. Todos esos consejos también los he aplicado alguna que otra vez. A propósito creo que tu post me ha hecho tomar conciencia que quizá deba empezar a controlar la comida... :)
Gran saludo.

Naky Soto dijo...

Y te diré Martha que para mi fue tan reveladora la consulta más reciente a la nutricionista, según la cual, precisar el peso en la mujer es complicado, sobretodo cuando se está en dieta, porque con el tema de las hormonas nuestro cuerpo va variando lo que retiene tanto como aquello de lo que va deshaciendose.

Por eso me insistía en olvidarme de la balanza, en dedicarle mayor concentración a eso que dices: "el tiempo para desaprender aquellos hábitos, y aprender los nuevos".

¡Que sigan los progresos!

Un abrazote,

Martha Beatriz dijo...

Bueno Nakylinda, eso que me dices lo percibi de ayer a hoy: comi mas de lo debido "y que" adelgacé un kilo, asi como hay días de ayuno donde subo. Mi negrito y yo comentábamos que es por ello que a la balanza no hay que atenderla tanto, deben existir otros factores que desconocemos, pero si hay que seguir conscientes de que esto que hago(emos) es lo que hay que hacer. El peso indica que poco a poco vas a la meta, pero aqui igual que en la vida es el camino el que importa, lo aprendido, no el sitio de llegada. Tío, a cuidarse pues!