miércoles, febrero 07, 2007

No es un consuelo, pero...

Los problemas de uno parecen tomar una pespectiva diferente cuando se leen casos como el de la astronauta que, digamos perdió el juicio por un obsesión, teniendo todo intelectual y físicamente a su favor, amen de esa profesión sueño de muchos.
También el dolor afecta a la realeza europea, aunque sea de manera indirecta: con unos rumores que suenan a suicidio, se fué la hermana de Letizia, la plebeya que revolucionó la corona española.
Dos mujeres, dos situaciones tristes, exactamente donde uno piensa que no hay cabida para estas.
Actualización: Y ahora se murió Anna Nicole, bella adinerada y todavía joven.

5 comentarios:

Regina Falange dijo...

Qué se puede decir, amiga? Hay situaciones que desbordan y ni estas damas están exentas. Ojalá lo de la astronauta no tenga tan mal final -me parece exagerada una cadena perpetua- y que los Ortíz encuentren la paz para sobrellevar tan trágico hecho.

Pero sí, las hormonas nos echan unas vainas...Siempre digo que la lucha más difícil de las mujeres es contra nosotras mismas.

Un abrazo femenino!

Luis Amezaga dijo...

El amor desaforado hacia otro, junto a la pobre visión de uno mismo, quizá pueda estar detrás de ambas historias.

CABINA AÉREA dijo...

caras vemos,madame

Katherine dijo...

Con estas comparaciones, todo resulta relativo... Y no digo más, porque ya regina falange lo dijo todo, jeje.

Saludos por aqui. Me gustó tu blog =)

david santos dijo...

Hola!
Gran trabajo.
Gracias