miércoles, noviembre 01, 2006

Uno de esos días...

...donde hay que meter la mano en el saco profundo de la vida y tantear para sacar, entre tanta cosa suelta lo bueno de estar vivo, con relativa buena salud junto a los de uno y no soportar ningún problema grave. Si, una jornada de trabajo intolerable donde hubo momentos en que provocaba sentarse a llorar. Pero todo pasa y todo queda, como dice el maestro Serrat.

5 comentarios:

mariannextreme dijo...

Ya mañana será otro día, un abrazo amiga bella...

Naky Soto dijo...

¡Ajo! Esa canción -poema, en rigor- es además de aplicable a la compensación de tu jornada, un bálsamo para la vida toda, en bienestar como en desequilibrio.

Un abrazo compensatorio,

CABINA AÉREA dijo...

..hay un pedacito de oración que mi mamama siemrpe decía: "todo para sólo DIOS queda"...me revuelco dentro de mi "ateismo" para decirte de corazón que es cierto.
Besos apretados, madame

CABINA AÉREA dijo...

fe de erratas:
es siempre....no siemrpe
es todo pasa...no todo para

sorry, yo creía que era solo disgráfica.....

Santi Palillo dijo...

Cabina aérea a ver si va a ser que la motosierra no te deja teclear a gusto ;-)

Vamos Martha Beatriz, los corredores aguantamos carros y carretas, no hay día malo que dure más de 24 h.

Ánimo, al trabajo que le vayan dando y si hay que sentarse a llorar pues se sienta uno y llora.