lunes, noviembre 20, 2006

Diario maratonil - Semana diecisiete - Reposo


Fué una semana de esas donde uno lo que quiere es que termine: ni el cuerpo - que molestó por una extracción dental que me hice en Caracas en retroactivo, creo que más por retraliación a no hacerle caso al doctor en eso de reposo absoluto, no llevar sol y no agitarme - ni la mente debido al luto familiar estaban a tono con entrenar.
Sin embargo cubrí las distancias de la semana que ya aumentaron a 4 millas cada una, aunque ya es la segunda semana que evito el entrenamiento de velocidad. Ya ayer, cuando me tocaba decidir si me lanzaba con la carrera larga, sentí que tenía la excusa perfecta para no cubrirla, y a la vez, esforzarme tratando me complicaría portame de manera adecuada en esta semana, que es la bis (última que repito) que comienza la cual tampoco es picnic - Día de Acción de Gracias - pero si comienzo hoy como espero me rendira a todo nivel.
Asi que, conciente de que estoy en una etapa crucial y que ahora es que vienen las grandes distancias, piratié el entrenamiento con el compromiso conmigo y con ustedes - no te me vayas a desanimar flaca - de terminarlo con vías al maratón, en el cual ya estoy formalmente inscrita.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No te preocupes Martha! Para nada me desanimas! Una de las cosas que he aprendido es a diferenciar entre la flojera de salir a correr o la necesidad que tenga mi cuerpo (y aveces también mi mente) de descansar. Así que tómatelo con soda, que seguro cubrirás tus distancias! Yo te estaré haciendo barra desde aquí!

Go Martha!

Carmelo Lattassa dijo...

Hola bella, te mando un saludo y un fuerte abrazote... perdona que no haya estado más conectado contigo... Besototes.