lunes, noviembre 27, 2006

Diario maratonil - Semana diecisiete bis - 12+ 4 no es 16

Los que corremos solemos decir, tratando de mostrarnos sencillos que es fácil, solo ponerse los zapatos, la ropa y salir. Existen unas serie de condiciones previas, no solo físicas sino en el aspecto de preparación para llevar el asunto al mejor de los finales. Para las carreras largas que han de hacerse en la madrugada hay que levantarse, como hice yo este domingo a las 4 a.m., desayunar - meterse medio dormido unos cambures (bananas) y un vaso de leche - tratar de dormir un poco y hacer digestión, levantarse de nuevo, ocuparse de estar hidratado y fisiológicamente apto y entonces sí es el momento de ponerse la pinta.
Y también podría uno pensar que lo mas importante de las condiciones físicas es que las extremidades inferiores estén en su punto, lo cual es solo un elemento, si bien crucial, pero no el único, el resto del cuerpo y sobretodo la mente deben estar preparados: me convencí esta semana, cuando mi rodilla no aceptó más el tratamiento de Indiferenciabufeno de 1.000 mgr y Sigocorriendoasinol en su dosis máxima. Dolió durante las carreras cortas entre semana y continuó doliendo esta fría madrugada de domingo, no solo al principio sino a todo lo largo de lo que intenté fueran 16 millas (25.6 Km.) . Mi plan consistía en dos circuítos de 6 y uno de 4 para completar la cifra, pero al final de la segunda vuelta, no pude más y sinultáneamente con parar, lloré, lloré de dolor por una pierna que casi estaba arrastrando, lloré de frustración porque ciertamente no podría lograr la distancia dando brinquitos pero también lloré de satisfacción porque hice mucho más de lo que, en las condiciones de molestia contínua cualquiera hubiese esperado. Después de las lagrimitas vino la calma y la completitud - para mi eso es cuestión de honor - de la distancia aunque fuese caminando: fueron las cuatro millas mas largas y dolorosas - la rodilla y el orgullo - que he hecho durante todo el entrenamiento pero me dieron tiempo a reflexionar de como no perderé mis 22 semanas de esfuerzo. Ya comencé a tomar medidas, empezando por comprar nuevos zapatos, fortalecer mi piernas y tratarla con desinflamatorios (me disculpan queridos, sé que falta el dotor, pero también sé que el médico me prohibirá correr). No niego que provoca tirar la toalla, pero me empeño en continuar, chueca y todo.

3 comentarios:

Regina Falange dijo...

AMiga, pero qué broma es? A esos llamados del cuerpo siempre se les debe hacer caso. Ya tú eres gigante por tu temple, tu resistencia, tu fortaleza..No estaría de más que consultes con un especialista a ver qué te recomienda. A lo mejor hay técnicas o algún medicamento que te ayuden a dosificar el dolor.

Sí, te queremos corriendo, pero más te queremos sanita, así que tómalo en cuenta. Un abrazo reconfortante!

Anónimo dijo...

Martha, yo se que debe ser terrorífico pensar que puedes perder tus 22 semanas de entrenamiento, pero deberías verte esa rodilla con algun médico, ya que mejor es perderse un maraton, que varios maratones!!!! Toda esa preparación desde las 4 de la mañana me dejó cansada!!!! Uff!! Yo todavía no llego a esos extremos! Tenía una pregunta técnica para ti: ¿Haces sentadillas y ejercicios para fortalecer los cuádriceps? Si es así, será bueno hacerlos despues del entrenamiento? Tu sabes, por falta de tiempo el resto del día. En mi blog puse un video muy bonito, que nos sirve de inspiración, te invito a que no te lo pierdas!!!

Y a cuidarse esa rodilla, que maratones son los que sobran!!!!

Un abrazo grande!!

Jesús dijo...

Los antiinflamatorios son para eso para desinflmar. Sólo hacen éso, el problema seguirá dentro, creo que debes mirártelo para prevenir algo peor.

Ánimo y saludos.