domingo, octubre 15, 2006

Diario maratonil - Semana catorce bis - Cansancio y rebeldía

Al pana Quimo que corre ya en tres semanas en el maratón de NY, le preguntan si seguirá escribiendo el blog, este responde que no sabe, pero en principio que debe retomar el curso de su vida, que ha dejado en suspenso por el entrenamiento. Yo me siento así muchas veces y en semanas como esta, donde el día a día no fué amable - todas mis carreras cortas fueron a las 9 y pico de la noche cuando se supone que me acuesto a las 10:00 p.m. - y pasé todas las jornadas cansada por insuficiente sueño. Aún anoche, que debía descansar para la carrera larga de hoy, mi hora de dormir fué casi a medianoche.
Hoy me desperté con mucho sueño a las 5 a.m. La hora, el clima, mis condiciones eras las adecuadas y corrí las primeras 6 millas sin novedad, pero ya terminando la séptima - debía correr 12 ,es decir repetir la semana pasada - mi cuerpo, dormido, se rebeló contra una durísima semana y sin otra razón sino el deseo de volver a la cama, paré :( Llegué a la casa a descansar como Dios manda, hasta las 10 a.m.
A veces pienso en lo que se ha convertido mi vida, todo girando alrededor de las carreras, de cuando debo o no comer para no afectarlas, de como hacer con los mínimos deberes del hogar para no perjudicar a los míos y rendir eficientemente tanto en el trabajo como en los otros asuntos domésticos: el reloj me tiene presa.
Pero no me malinterpreten, no voy a perder mis 16 semanas de entrenamiento. Esta semana voy con todos los hierros y hoy me acuesto como las gallinas :)

8 comentarios:

LuisCarlos dijo...

Martha, uno suda contigo leyendo estos post. Me siento una vaca sin vergüenza cada vez que presencio tus avances.

Abrazo avergonzado

Ana* dijo...

Ánimo, Martha, esa sensación de que esto de correr te lleva más tiempo del que deberías dedicarle la he experimentado yo también, y he tenido que parar un poco. Es normal el cansancio y la rebeldía, pero veo que al final haces lo que quieres: seguir corriendo :-)

Mucha suerte, y descansa a ratos

Regina Falange dijo...

Chama, es normal que haya cansancio y más con la rutina que describes, eso no perdona...Lo bueno es que estás clarita que hasta el mejor atleta pasa por esas fases en las que todo podría mandarse a la grada de atrás...lo cual no será tu caso, porque de verdad es impresionante, y lo reitero, esa mística tuya y el corazón que le pones a esto...Esto se ha convertido no sólo en un tremendo propósito de vida para tí, sino en un gran ejemplo para quienes te seguimos...

Ánimo chama, que el equipo gana (tú, en todo caso mi querida, no tus Navegantes :))

Un abrazo de fuerza leona :)

Quimosabi dijo...

Aquí entre nos, mi problema es el blog. Tengo corriendo ya varios años y eso no va a cambiar. Pero el blog me quita mucho tiempo y concentración. No creo que pueda seguir.

Mila dijo...

Ja! A esa ahora me estoy acostando...

marie dijo...

hola amiguita... parece mentira todo el cariño que me inspiras. Crees en vidas pasadas? será que ya nos conocemos? JAJAJAJA... pues que Dios bendiga la internet. Pero sobre todo que te bendiga a tí, para que sigas siento la mujer increíble y maravillosa que eres... es todo un honor poder disfrutar un poquito de tu vida y de tu lucha.
Besos, besos desde tu pais!!!

Bejota dijo...

Un saludo desde España. Seguiré tus progresos.
Bernardo

Santi Palillo dijo...

Bastante mérito tienes saliendo a correr cuando lo normal sería echarte a descansar, a todos nos pasa de vez en cuando lo de volvernos a casa antes de tiempo pero no pasa nada, mañana saldrá el sol otra vez.

Ánimo Martha Beatriz, no hay que obsesionarse con el día a día, el nuestro es un deporte de largo aliento.