sábado, octubre 21, 2006

Derroche injustificado

Se celebró en mi trabajo del Día de la herencia hispana, con exposiciones de diferentes países, trajes típicos, música bailes y por supuesto mucha comida, mal estimada y tan en exceso que mucha terminó sin tocar en un bote de basura.
De todas las cosas buenas y malas a las que he tenido que habituarme aqui, quizás la peor es esta del derroche y sobretodo de los alimentos. He asistido a fiestas donde no se apararecen los invitados y la gente con toda naturalidad pone las viandas en la basura.
Tal vez sean resabios de miseria, tal vez sean malos recuerdos de tiempos donde la situación me obligaba a engañar al estómago. Pero no puedo justificar que se deseche comida en perfectas condiciones de uso simplemente porque ya estás lleno y nadie quiere cargar con eso - o está a dieta - o se ve feo- o a nadie le gustó - o porque los niños que solo comen el trinomio hamburguesas-pizza-hotdogs son mas reaccionarios que los mismos adultos .
Yo me traje como para no cocinar en todo el fin de semana. Y no me importó que se me viera como un bicho raro cuando preguntaba "¿Y esto? ¿No se lo van a comer? !!!Me lo llevo!!!"
Yo con mucho orgullo llevé arepas rellenas, ensalada de gallina y pan de jamón. Y al menos me quedó el consuelo de que fueron probados y alabados los platos: no viajaron al relleno sanitario (la única montaña que hay en Miami).

5 comentarios:

topocho dijo...

La verdad es que no hay justificación para botar comida... Punto.

Francys dijo...

Hola Martha!, espero estes bien.

Yo soy Francys de http://francyskadas.worpress.com.

Aqui te envio un mensaje donde te invitamos este sabado a las Olas Blvd, en el Riverfront de las Olas. Por favor si llegas a ver este mensaje mi telefono es el 305-773-4339. Llamame para que nos pongamos de acuerdo!

Te esperamos!

Saludos

Francys.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Justamente, en estos días, se celebran en medio mundo jornadas para evitar la miseria en el 2000 no-sé-cuántos.

Tantas buenas intenciones.

Acabo de ver las manifestaciones en España y me fue inevitable recordar el horror que ellos hacen, cada año, con la guerra de tomates entre otras sutilezas.

Amiga, yo tuve trabajando en un Catering en Zürich y vi, con horror, botar cualquier cantidad de pan, jugos, charcutería en buen estado.

Mientras que en África…, ya sabes.

A veces pienso que somos un asco como civilización.

En cualquier caso, y sinceramente, todo lo mejor para ti.

CABINA AÉREA dijo...

Vendré la semana que viene a leer su meme...
See you later!
Cariños mil

Juan Carlos Chirinos dijo...

es horrible lo que cuentas, Martha, cómo puede todavía haber genet que no se da cuenta de lo que hace cuando bota comida, en un mundo donde la tercera parte de la gente se muere de hambre...