domingo, septiembre 10, 2006

Diario maratonil - Semana once - Descubrí

  1. Al fin el peso que tengo de menos: la balanza indicó los casi 2 1/2 Kgr. que he perdido y no extraño. Esto es ñapa, porque no estoy haciendo dieta, precisamente.
  2. Lo largo que pueden ser cuatro minutos y lo corto que puede ser uno: dentro del entrenamiento se aplica una técnica que llaman Faltek, consiste en correr con todas tus fuerzas cuatro minutos y "descansar" con un trote suave por uno: que largos los primeros y que sensación de suspiro con los segundos!
  3. Que si no se puede cumplir a cabalidad con el entrenamiento, lo mejor es al menos cumplir las pautas - mejor dicho, las pausas - que hay entre actividades. El cuerpo lo agradece.
  4. Que las lecturas con que me documento no son en vano: hoy no pude cumplir con mi carrera larga de 16Km y pico, por el 13 me empezó a doler el pie derecho con intensidad, seguí tratatando de aplicar el noparabolismo de siempre hasta que un bombillo se iluminó: listen to your body, me dije, ya que la sensación era lo mas parecido al dolor de cuando te doblas el pié o tienes fractura, lo cual ha podido terminar en lesión. Me detuve sin culpa, terminé la distancia caminando y me dije como Escarlata O'Hara, mañana será otro día.
  5. Que hay un compañero de entrenamiento que publica sus incidencias diarias. Creo que necesita unos fans, como los que yo tengo :)
  6. Que escribir este diario es tan importante para mantenerme encausada, tanto como la disciplina y la buena disposición. Motivación lo llaman.

Feliz semana!

3 comentarios:

Nelson dijo...

Bueno tu diario, tu rutina y tu disciplina... 2 kilos y medio, es un buen indicio, créemelo, poco a poco se llega a la meta deseada.

Suerte y sigue adelante.

Nelson

Regina Falange dijo...

¿DOs kilos menos de ñapa? Amiga, ya esta cosa se va haciendo un exitazo! Qué bueno que hayas sido prudente con esas molestias del pie. La cosa es sencilla: con entrenamientos posteriores tendrás el ritmo para cruzar la distancia sin dolores por lo menos de momento.

La meta te sigue esperando y tú corriendo hacia ella...Un saludo de más ánimos :)

LUIS AMÉZAGA dijo...

Por mí que no quede. ¡VENGA, UNO, DOS, UNO DOS...!