domingo, agosto 27, 2006

Diario maratonil - Semana nueve - Cansada

Corrí esta mañana y aqui estoy, con los pies en alto y completamente agotada.
¿Satisfecha? Si, cumplí con el programa semanal a pesar de un amago de gripe, una rutina que definitivamente no me está ayudando y los demonios que rondan por mi cabeza en estas condiciones: me pregunto si dad0 mi dia a dia vale la pena que dedique tanto tiempo y esfuerzo a esta actividad, afectando otras importantes como la familia y el trabajo. Pienso si esto no es demasiado para mí, quizás la largas distancias no son lo mío. Si, precisamente esta semana la ropa me empezó a quedar floja - por fin - y sé que mi salud tiene que estar bien. Pero, de nuevo estas son las cosas que vienen a mi sudada cabeza, sobretodo cuando tienes que correr casi 14.5 Km sin parar - la carrera larga de la semana -, consiente de la fragilidad del entrenamiento: si no cumples estrictamente con lo estipulado, no solo que no avanzas, sino que te retrasas y en la mas de los casos hay que recomenzar. Feliz semana para todos.

3 comentarios:

Lycette Scott dijo...

Fuerza amiga, tú puedes, cumplirás con tu meta y ello será muy importante, por otra parte el regalo que le estás dando a tu cuerpo es grandioso, sé que es dificil, apenas hace dos semanas comencé a hacer 20minutos diarios de ejercicios y a pesar de que aún no he comenzado a hacer dieta, ya me siento mejor...siento que mi cuerpo lo está agradeciendo.
Un abrazo

CABINA AÉREA dijo...

Yo creo que si vale la pena..por la salud mental, física y espiritual
Avanti pues!!

Regina Falange dijo...

Nadie dijo que sería fácil y sabes que declinar es la tentación más frecuente de todo y para todo, más si se trata de un requerimiento del cuerpo...

La gripecita incipiente pudo incidir, el cuerpo no funciona igual cuando anda medio rendido ante ella, por eso no puede ser esta semana de cansancio atípico la vara para medir tus rendimientos y tus progresos en las largas distancias..hasta la semana pasada no fue ese el patrón

Y tienes razón en que todo sacrifico atemoriza, pero te repito una frase que me decía alguien a quien yo quiero mucho y que intento aplicar, con más o menos suerte dependiendo del caso: Más vale arrepentirse de lo que se hizo y no lo que se dejó hacer...

Coge ese trompito en la uña y ponlo a girar con tu fortaleza, que la tienes mucha

Un abrazo de aliento!