viernes, mayo 19, 2006

Otra vez la intolerancia

No tolero a los intolerantes: ¿ no me hace eso a la vez intolerable?
Dos queridas amigas, ya mayores y nacidas en cuba, que tienen viviendo en este país - forma en que nos referimos a los Estados Unidos los inmigrantes - mi edad, cuarenta y pico de años, no perdonan a Fidel Castro, al régimen comunista, no olvidan el trabajo que pasaron cuando llegaron (de seguro los pocos ciudadanos de Miami compartían su espacio con panteras, cocodrilos y flamencos en cantidad). Me hablan de la Ciudad Perdida, la película de Andy García, de como las hizo llorar, de como los venezolanos vamos por el mismo camino y están consientes de que si es así nunca nos veremos en el espejo de ellos porque nadie aprende por experiencia ajena. En este caso el cariño y el respeto me llevan a reflexionar, ya veré los boicots a artistas cubanos y sucesos como los de la Serie Mundial del Beisbol en Puerto Rico con otros ojos.
Y hablando de lo que no es lo mismo pero es igual - parafraseando a Silvio, otro cubano - no me canso de chillar cada vez que la intolerancia y la falta de respeto mutuo se pasea por los blogs: si se puede comentar, no puede ser solo para aprobar el post mediante un halago. Y si no se quiere discusión, pues que no hayan comentarios. Listo.

2 comentarios:

luis amezaga dijo...

Un paso atrás y ya no podremos avanzar. Implacables contra la intolerancia.

David Morán dijo...

Podemos generar respeto al derecho ajeno, pero, en definitiva, hay cosas o situaciones que se tornan verdaderamente intolerables. Como los abusos por ejemplo.

Saludos.