miércoles, febrero 01, 2006

Molesta

Situación 1:
Establezco con un compatriota un negocio bajo ciertas condiciones y confío en que se cumplirán. Yo diligentemente hago mi parte, invierto tiempo y dinero mientras el otro lado se conforma con asignar el incumplimiento del convenio a los "otros". Cuando al fin reclamo airadamente, algo totalmente fuera de mi naturaleza, finalmente lo pactado arranca:¿ porqué, me digo, porqué siempre hay que resolver las situaciones a lo macho?
Situación 2:
Aún tratando de recuperarme de haber apostado a "lo nuestro" a mediana escala y haber salido con las tablas en la cabeza, apuesto ahora a pequeña, solo para tratar de recuperarme del chasco anterior: me traigo juegos de dominós que primero requieren la inspección externa de lo obvio y el rechazo de gran parte de las unidades por feas y mal terminadas. Ya en casa, donde llevo a cabo la revisión final, encuentro juegos con piezas repetidas o incompletas: ¿les digo a mis clientes que es que nosotros somos así, hacemos las cosas a la machimberra (de mala gana)?
Situación 3:
Alquilo un carro reservando en internet para usarlo durante mi viaje, recibo un presupuesto de 1 día y las horas correspondientes, no el tiempo que necesitaba, sino que la agencia de carros no recibe el vehículo a deshoras, las que yo necesitaba para estar cómoda. Lo recibo, lo uso, lo entrego: me cobran los dos días, pero yo no puedo disfrutarlo esas 48 horas, "injusto señora, pero es así", es lo que dice el empleado de la agencia.
Situación 4:
Esta no me concierne sino a través de una amiga, pero me molesta igual, ella tiene un familar en grave situación de salud, tiene que ir de emergencia al país, pero no faltó el que le dijo "Chica, que broma que tu papá este tan mal, pero me puedes traer tal cosa?" Aprovechadores hasta lo maleducados...
Y todo lo que tiene que ver con mi país en estos días me tiene molesta. Sé que hay optimistas que inclusive admiten que cosas como estás ocurren y peores, yo misma trato de resaltar solo la parte buena de mis viajes, pero sin embargo con trompa y todo, con pesimismo, una sigue invirtiendo a nivel de trabajo, a nivel emocional, a nivel afectivo en el país: ¿qué no mejora? uno puso de su parte, aunque sea como Tristón la hiena que acompañaba a Leoncio el león.

8 comentarios:

la maga dijo...

marthica...yo soy optimista, a pesar de que estoy viviendo precisamente una situacion como la ùltima que describes...eso de qué vaina con tu mamà (que vaina que no se muriò, quisieron decir) pero ¿te puedo quitar x objeto material que tienes?...por ejemplo, que es poco decir. pero a pesar de todo, chica, hay gente de pinga, te lo juro

Martha Beatriz dijo...

Querida,
tu eres una de esa gente de pinga: espero que febrero nos dé el chance de celebrar el día de la amistad. Mira y lo de la feria va, si ustedes se montan en el barco...vale?

RomRod dijo...

asi es... a pesar de todo todavía hay gente que vale la pena conocer y gente por la que luchar, asi son las contradicciones de esta tierra.

Lycette Scott dijo...

Hola Martha, bueno qué te puedo decir? esas son las cosas que pasan en este país y que a los que recibimos una educación distinta nos molestan tanto, va desde lo más pequeño, como la puntualidad o el semáforo. Recuerdo que mi mamá una vez me dejó en la casa y no me llevó a un paseo a la playa porque me tardé 10min más en estar lista, qué me dijo? algo como: yo te dije que nos íbamos a las 8, no a las 8:10 y fue una buena manera de aprender a ser puntual.
Mi papá un típico venezolano, tenía miles de problemas con mi mamá que es nieta de británicos y educada como ellos, por esa educación, siempre le decía: Aquí no vas a llegar muy lejos con ese estilo europeo...
Peeero bueno, ni modo...suerte en tus viajes próximos...

Jorge Gómez Jiménez dijo...

Tanto ser optimista como hacer las cosas a la machimberra son cosas que van más allá del punto geográfico donde uno nació. A uno siempre le parece que son los que están cerca de uno los que ponen la torta, pero eso es por una cuestión estadística: simplemente, siempre hay alguien que pone la torta.

Martha Beatriz dijo...

Bueno Jorge,
eso me decían en otro comentario, que es mala la generalización, que todo pasa hasta en las mejores familias...pero en esta designada "venezolanos", los cisnes son minoría, mucho patito feo!!! Me acordaste además de aquello del latinoamericano perfecto: la alegría del boliviano, la honestidad del colombiano, la puntualidad del venezolano, la sencillez del chileno, la simpatía del argentino...son etiquetas crueles en la mayoría de los casos, pero representativas.

Luis Andrade dijo...

No te hagas problema, Martha, te damos una ciudadanía uruguaya honoraria. Vas a ver como se te acaban todos los problemas de calidad, puntualidad y honestidad... Ni hablar de simpatía!! Si somos perfectos, lo que pasa es que no nos comprenden... :-)

Espero que mañana sea un mejor día. Dicho sea de paso, mañana es el día de Iemanjá. Bajá hasta la playa, vos que estás cerca, y ofrendale unas flores blancas. Quién sabe, a lo mejor te endereza a los socios, activos y por activar... Digo, como vas a ser uruguaya honoraria, hay pocas celebraciones que nos caracterizan. Esa es una. :-)

Un abrazo,

Luis

pino con bigotes y sombrero de pajilla dijo...

ASÍ SON LAS COSAS...