jueves, febrero 16, 2006

Mal trato autóctono

Ya otras veces he comentado sobre como remediar la nostalgia, al menos aqui en Miami significa un viajecito a Brickell Avenue . Ah, pero no es exclusivo el trato de parte de la representación diplomática, solo hay que ir a una agencia del CommerceBank - especialmente a la que parece ser la oficina principal, en el Doral - para recordar como funcionan estas instituciones en Venezuela, como no se recibe un "Buenos dias" sino de una mala cara, con la diferencia que conociendo los otros bancos, te dás cuenta de cuantos requisitos inútiles te piden y como son de ineficientes sus procesos. Ayer no más, fuí a hacerle un depósito a un amigo, y ya de entrada como no era mi cuenta la cajera mencionó que no era posible: con mi mejor sonrisa - si, Héctor - le dije "Caramba, que problema debe ser que en Kendall (donde vivo) si se puede, pero como esto es otra ciudad, el Doral, no"- lo cual puso a la empleada a preguntarme absurdos como el monto del depósito para al final, sin mas objeciones que esgrimir, permitirlo. Asi que la empresa privada criolla a través de la banca, de las aerolíneas - aunque estoy en tregua con Aeropostal - y de los "Don Pan" contribuyen para que uno no olvide jamás una de las tantas razones por las que se vino.

2 comentarios:

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Querida Martha Beatriz:

Alguna vez Usted ha escuchado aquel bolero cantado, magistralmente, por un tal Tito Rodríguez que decía algo como:

"A mí me pasa, lo mismo que a usted..."

Sobran los comentarios.

Todo lo mejor para Usted.

PS: Paciencia, no queda otra.

Martha Beatriz dijo...

Ay hechicero!
Tito Rodriguez me encanta... :-)

Más que paciencia, es evitar a toda costa estos lugares.