domingo, febrero 05, 2006

La mala educación

No es el título de la película de Almodóvar, me refiero a un segmento de un programa muy interesante sobre las malas maneras de los norteamericanos. Lo agarré justo en el momento en que se discutía el efecto de los jefes que maltratan a sus empleados: las estadísticas indican que los ya mal habituados lo hacen al menos una vez a la semana, y los estudios van más alla del efecto psicológico, el constante streess que produce el maltrato disminuye la capacidad del hipotálamo en casi un 15%. Por otra parte, muestran como en Japón, se requiere de los modales para convivir, ellos consideran de mala educación la gritadera en los celulares, fumar o tomar café en la calle y han implementados recursos - como poner cabinas especiales para celulares en los aeropuertos - o leyes - prohibido fumar en la calle - para reforzar el buen comportamiento.
No me consuela mucho que no es solo allá la descortesía y el maltrato, aqui nadie se saluda y definitivamente lo latino está influyendo en el customer service: antier fuí a comprar algo, como cambié de idea la cajera batuquió (lanzó de mala gana a una cesta) los productos rechazados y se cobró el nuevo con cara de enojo: la diferencia es que con llamar a un supervisor esto puede significar para el rudo la diferencia entre tener empleo o no, en mi país el supervisor es igual o peor de pedante, porque el cliente nunca tiene la razón.

5 comentarios:

Nelson dijo...

Hola de verdad es una actitud muy miserable la que algunas personas valiendose de su gerarquia la utilizan para intimidar a sus subordinados o empleados, es algo que desde mis principios de conciencia he repudiado.

No hay nada con hacer que las personas que trabajan a nuestro cargo se sientan bien y contentas, seguramente el trabajo será mas ameno, grato y productivo.

En la empresa que llevamos adelante mi persona junto con mis socios, nuestra primera máxima es "Somos una familia", y como tal debemos actuar.

Un abrazo cordial

Nelson

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Lo confieso, soy un vulgar y asqueroso romántico.

Me explico:

Pasé 5 años de mi vida estudiando en un colegio católico y además, de curarme por los siglos de los siglos de misas, curas, monjas y afines, saqué la única máxima interesante: Trata a los demás como quieres que te traten”.

Hace unos días escuché a Jesús Quintero, periodista español, decir algo: "Me enseñaron amar al prójimo, pero al prójimo no le interesa amarme a mí” y me dio muchísimo que pensar.

Si la gente se tomara un segundo en colocarse en los zapatos del otro, muchas cosas cambiarían.

Y lo dicho, soy un vulgar y asqueroso romántico.

Todo lo mejor para Usted.

PS: Gracias por la visita.

Lycette Scott dijo...

Hola Martha como dice Nelson más bien la gente produce más mientras mejor se trate... De verdad que es sumamente desagradable ser tratado mal...

LUIS AMÉZAGA dijo...

Nos soportamos. Sólo con eso es difícil la buena educación. Aunque a veces ni eso.

123 dijo...

¿Ese fue el resporte especial de ABC, verdad? yo tambien vi cierta parte del reporte y lamentablemente tiene cierta verdad. Aqui la sociedad americana, simplemente, tiene falta de politeness & manners...asi sea por falta de educación, malas mañas, estres, ó que se yo q' otra excusa.
Esto de las mala educación lo veo mucho en mi oficina. Los Latinos tienden a ser más polite que los Americanos.

Bye bye ;)

PD: ya se me salió mi spanglish...me tienes q' disculpar esa jejeje.