martes, febrero 14, 2006

Anti-Valentín

Los que ya quiero y me quieren
lo hacen hoy y siempre
A los que no quiero
y a una mayoría que no me quiere
¿Los voy a convencer un 14 de febrero
con tarjetas, flores y peluches?
Querer es de todos los días,
constante, sin esperar nada
dedicado, sorpresivo.
Un feliz día para todos
como deseo que sean
todos los otros...

Nota: El amor y la amistad son diarios, 24/7, guardia constante...o no son, no tienen un día específico.

11 comentarios:

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Completamente cierto!!!

Todo lo mejor para usted.

Lycette Scott dijo...

Hola Martha, es así me parece muy oportuno y realista tu post.

David Morán dijo...

Feliz día de la amistad Martha, no me acuerdo desde cuando leo tu blog, pero igual, me da gusto conocerte a través de tus escritos y poemas.

Saludos.

Luis Andrade dijo...

De acuerdo contigo. Lo único es que yo no tengo escape para festejar el día: es mi aniversario de matrimonio (nro. 19) :-)

¡¡Feliz Día de San Valentín!!

Luis

guardafaro dijo...

Eso es muy cierto. Pero supongo que el asunto lo inventaron los apurados, quizás los norteamericanos, o los holandeses para vender más flores. Los que viven siempre agitados, necesitan que les den un día para que se acuerden de que quieren a alguien, o por lo menos para que lo demuestren.

Pino dijo...

SE LE DESEA LO MEJOR!!!!!

Regina Falange dijo...

Yo también los quiero siempre -a mis amigos- sólo que aprovechamos el bochinche de la fecha para escaparnos de nuestros esclavizantes trabajos y reunirnos. A veces el tiempo es escaso para hacerlo, así que bienvenidas estas fechas!

Muchos saludos para usted!

Misionero dijo...

En parte tienes razón, todos los días son buenos para cultivar la amistad.

Saludos

Julie Andrade dijo...

Martha pensamos lo mismo porque no hay día para el amor y la amistad.Dejando claro que se suponía que mi boda fuera el día 7, pero no hubo cupo en la iglesia. El que se salvó fué Luis que se ahorró comprar un regalo.
Julie

Luis Amezaga dijo...

Qué seríamos sin los símbolos, sin las fechas en rojo, sin los recordatorios para los desmemoriados. Qué seríamos sin los pros y sin los anti.

Anónimo dijo...

nadie querra convercerte de que te quiere ni el 14 de febrero ni en otra fecha... eso es cierto