lunes, febrero 13, 2006

Anónimos y moderación

Hace rato comenté en el blog de Duque: desde mi punto de vista se fué por la tangente en un tema, pero eso no es el punto de este post, varios anónimos comentaron allá y me ví, aunque no me gustan los comentarios sin firma, de acuerdo con algunos de los planteamientos, por la cual llegué aqui: ¿se justifica el anonimato?
Siempre se habla de que el anónimo es un cobarde, y su cobardía a veces se vé representada por los comentarios que deja porque insulta, rebaja, golpea. Pero no siempre esa es la razón para esconderse, le tiene miedo a ser reconocido, a ser a su vez atacado, a participar en discusiones polémicas - como el sexo, a mi me pasó con el desaparecido Venethinker...!sorpresa reapareció! - y ser mal interpretado. Para mí no colocar comentarios anónimos es una forma de moderación: si no soy capaz de decirlo con mi nombre, ¿para que lo voy a decir ? Me quedo en la discusión y quizás, como muchas veces algún otro toca mi punto y entonces puedo seguir mi opinión entre bastidores. Se me ocurre no condenar a los anónimos de manera implícita, porque tampoco es buena defensa aquella de los que reciben sus comentarios y descartan sus argumentos porque no se identifican: sus razones tendrán.

9 comentarios:

Feddosy dijo...

Sí, es cierto, el anónimo es un cobarde cuando usa el anónimato para ofender y para sabotear. En otros casos, cuando el anónimo lo usa para dar opiniones decentes aunque polémicas en un tema polémico, entonces es otra cosa. No es totalmente malo el anónimo, sino el uso que se le da.

Saludos.

Martha Beatriz dijo...

Usted estaba perdido!
Un brindis con el vino es de E...

RobertoS dijo...

Pues yo creo que los anonimos se parecen un poco a los chistes pesados. Casi siempre tienen algo, sea mucho o solo una pizca, de razon. Por supuesto, estan los idiotas, que los hay en todas partes... Saludos tambien desde Miami!

Pino dijo...

NO ME HABLEN A MÍ DE ANÓNIMOS...

Luis Andrade dijo...

No sé, como en todo, hay un millar de ángulos y opiniones. Personalmente no me gustan los comentarios anónimos, razón por la cual modero los comentarios de mis blogs. Tampoco doy el tablero a insultos, sean dados de cara o anonimamente, de la misma forma que nadie tolera que lo vengan a insultar en su propia casa. Si es algo polémico lo que se está discutiendo, ¿porqué no adueñarse de su propia opinión al mostrar la cara y firmar sus comentarios? De nada vale tirar opiniones anónimas que terminan siendo aforismos inconclusos, por más que en algún caso estemos de acuerdo con ellos. Podremos acordar con el espíritu de la letra, de la misma forma que estamos de acuerdo con algún graffitti que leamos en la calle, pero, no dejan de estar enchastrando una pared...

Por supuesto, es mi humilde opinión.

Saluditos,

Luis

NBV dijo...

El anonimato cibernético tiene su lado bueno porque mantiene la red libre. Claro que esa es también la mayor debilidad de la red. Por cierto, creo que internet como la conocemos tiene sus días contados, ya los gobiernos de todo el mundo están mirando para acá y no les gusta lo que ven. Ellos, con su espíritu regulatorio y burocrático. Nada más perjudicial que un burócrata.

Saludos.

Pino dijo...

MADRUGADA INFERTIL DE PASEOS POR BLOGS...HASTA LUEGO...

LUIS AMÉZAGA dijo...

En la blogosfera el anonimato puede ser una virtud, tanto en los que son titulares del blog como en los comentaristas. Otra cosa es el uso que se haga de ese anonimato. Por mi parte, prefiero dar la cara, sobre todo si mis palabras son beligerantes. Pero las discusiones deben ser sobre un tema, no sobre una persona.

Circeromana dijo...

No todo anónimo se oculta para insultar. Creo que aquí (o allá donde Duque) se trata sólo de precisar a quienes lo hacen. Cualquier otro reparo distraerá lo que supone un excelente tema de discusión.

Saludos.