domingo, diciembre 25, 2005

Y el niño me trajo...

La alegría de mis hijos, demostraciones de cariño que sirven para adornar la casa o engordan, asi como facturas por pagar, hoy mismo, a través de del correo-e. ¿El mejor regalo? Que ya la presión, la compradera, la corredera, de esta época de "paz y amor", pasó.

1 comentario:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Pero volverá, siempre vuelve. Vivimos en un círculo.