viernes, diciembre 23, 2005

En la caja del automercado

En días como estos se pasa un montón de tiempo en la caja del automercado: uno tiene el chance de ir corriendo a buscar eso que se nos ha olvidado, de leer las revistas del corazón y verificar cual nuevo tratamiento de belleza o que nuevo sufrimiento tienen los famosos y cometer la indulgencia de un chicle o chocolate de última hora. Por allí me adivinaron el pensamiento, cuando, esta mañana, veía la cantidad de "literatura" insulsa que hay ante los usuarios antes de pagar su compra, pensé en la diferencia que representaría en cambio colocar libros: cinco minutos de Delirio - la cual estoy leyendo y las obligaciones me obligan a soltar - tienen que ser mejores a los mismos 300 segundos enterándonos de la última de Angelina y Brad.

1 comentario:

LUIS AMÉZAGA dijo...

He leído el delirio de Laura Restrepo. Me acerqué a él a pesar de que su tamaño no era demasiado atractivo para un hombre.