martes, diciembre 27, 2005

Colombia

la Maga que se convirtío en creyente por allá
(pero ya se le pasó)

País que considero de alguna manera como la Israel de latinoamérica, quizás por la violencia que viven y sus nacionales regados en otros lados si no por mas nada, nombre que lamentablemente nos trae asociaciones también con el narcotráfico y otros asuntos oscuros, patria del maravilloso Gabo, de Montoya, de la Restrepo - quién con su libro Delirio motivó este blog - de ser tan parecidos a nosotros que nos perturban, de la Señora Isabel y de Betty la fea, de la cumbia, del vallenato, dueña del sitio que acogió al Libertador el día de su muerte, región donde intentó este coronar el sueño de unidad, país hermano de esos con los que siempre se está peleando por asuntos de territorio - este es mi cuarto, dame acá mi camisa - pero con los que no podemos dejar de vivir, querida Colombia, con el acento gocho de muchos de sus ciudadanos y el respetuoso usted, quiero saber más, quiero conocerte más, quedé ávida de tí através de mi lectura.

3 comentarios:

Juan Manuel dijo...

Gracias por tu comentario. Te doy la razón en ese punto, lo cual se puede deber a una sobredimensión de la saga basándose en alguna directriz de mercadeo, es decir, mientras más larga la historia más libros se venden.

Juan Manuel dijo...

Por cierto, Colombia queda más cerca luego de leer a Laura Restrepo (como bien sabes), Plinio Apuleyo Mendoza, Fernando Vallejo, Alvaro Mutis, etc.

la maga dijo...

sí, Colombia se deja querer desde su gente y desde su literatura también
y mucho, que te lo digo