miércoles, noviembre 23, 2005

Hablando de enfermedades, desórdenes y síndromes

Leí donde Iria - confieso que no sé si entendí bien - algo relativo a estados anímicos negativos aliviados con el uso de fármacos. Yo estaba pasando por mi propio decaímiento y me pregunté si además de mis propias cuítas que resolver, necesitaba también la fórmula consulta médica-recipe-farmacia. Aqui en los Estados Unidos es costumbre anunciar en al TV fármacos que alivian enfermedades y dolencias de todo tipo, he visto algunos como medicamentos para la timidez, para el síndrome de piernas inquietas (si uno se coloca en una silla reclinable y los piernas no dejan de moverse) del cual dicen que es mortal y que a mi me parecen males absurdos, quizás la ciencia esté avanzando para tratar de abarcar todo lo que ocasiona molestias al ser humano, pero en casos como los descritos, creo se exceden, sobretodo cuando los grandes males que ocasionan muertes, como el cáncer, siguen por allí tan campantes.
Por otra parte, leo aqui que se ha multiplicado el uso de medicinas para el ADD (Attention Defficit Disorder) en Francia: teniendo un miembro de la familia con el problema y habiendo decidido no medicarlo para no limitarle sus otras capacidades - estudia música - concuerdo con el artículo cuando llama a esas drogas "las píldoras para obedecer" para generar "niños buenos con receta": la idea es que se manejen bien en el entorno social, que no interrumpan la rutina de un salón de clases, que no manifiesten comportamientos extraños: pues bien, en la época en que mi mamá era maestra a un muchacho asi se le decía tremendo y se le soportaba, sin necesidad de adormecerlo para adaptarlo a un entorno de maestros desmotivados y padres muy ocupados.

1 comentario:

Iria dijo...

Martha Beatriz, sí existe un negocio millonario de farmacos para regular los estados depresivos. Anoxen es uno de ellos. Hay varios más. Creo que Prozac sigue siendo líder del mercado.

Dicen que alivian los síntomas. No me consta.

No curan la tristeza. Al menos, no lo han hecho en ningún caso que yo conozca.

Intento explorar el tema por vías que me son afines: la literatura y el cine.

Ya veremos.