sábado, agosto 13, 2005

Los problemas de Don Augusto

Pobre ex- dictador (perdón Presidente) de Chile: él que con el sudor de su frente, con la colaboración de los bondadosos de sus amigos, con una sabia decisión sobre inversiones ha logrado acumular una cuantiosa fortuna - aqui le están quitando parte -, se ha visto en la necesidad de justificarle a uno de esos chilenos malagradecidos de su labor, el Juez que lo acusa de evasión de impuestos, su prosperidad. Estos sustos que pasa el gorila en los años que en ya debería estar descansando, son solo un fresquito, porque quisiéramos verlo, no importa la edad que tenga respondiendo por los crímenes horrendos que quedaron para siempre como un tatuaje en la historia de Chile - y de latinoamérica - como lo que no se debe repetir. Hay dos reflexiones: si detrás de todo gran hombre hay una gran mujer...?cómo calificar a la Sra. Pinochet? y por otro lado, recuerdo otro representante del mal en la tierra que cayó por asuntos de finanzas, Al Capone. Pero algo es mejor que nada, aunque al final la justicia quede burlada: verlo humillarse, dar explicaciones, hacerse el loco, nos deja claro la clase de cobarde que este hombre siempre fué.

3 comentarios:

Edén del Vainero Psicosocial. dijo...

Sin embargo Martha, todo eso es poco para todo a lo que tendría que dar la cara este señor: los muertos, los desaparecidos, las familias separadas, sus crímenes humanos... A mí también me llama la atención la fresca actitud de su mujer. Como si nada.
Cuánta injusticia en un mundo que dice haberla inventado.
La esperanza es que siempre quedará la justicia de Dios.
Saludos amiga.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Creo que sí sirve la actuación de la justicia y la humillación pública del dictador, para posibles postulantes a totalitarios en el futuro, en Chile y en otros sitios. Al menos, que se lo piensen.

David Morán dijo...

No me gustaría vivir una dictadura, en mi país hay políticos retrógradas, con marcadas actitudes golpistas, que tienen el sueño de una Honduras libre de violencia, para ello insinúan la implementación de más violencia, haciendo alusión a antiguos regímenes incostitucionales. Ojalá no llegue a suceder.