martes, agosto 02, 2005

Había una vez...

Había una mujer que deseaba poesía

Había una mujer que deseaba poesía
Profunda, con rima, conmovedora,
Alucinante, íntima y además espontánea

No se percataba ella, la que deseaba poesía
De la confianza profunda, de la rima de coincidencias,
De la conmovedora complicidad, del alucinante deseo,
De la íntima química, del espontáneo cariño
Había una mujer que ya tenía poesía

2 comentarios:

Edén del Vainero Psicosocial. dijo...

Muy bonita tu poesía...
Muy femenina por cierto... y sútil.

Martha ¿te gusta mucho la poesía?

Te invito a mi otro blog, a ver qué te parece:

http://www.comunalia.com/Eden/

David Morán dijo...

La poesía se vive, las palabras unicamente concervan esos momentos.