lunes, mayo 23, 2005

Perseverancia*

No se puede decir que no insistieron, y le dieron y dieron hasta que lo lograron: el gobierno nacional, a través de sus voceros obtuvo lo que deseaba, disgustarse con nuestro principal cliente y amigo, el gobierno de los Estados Unidos de América.

Amigo el ratón del queso dirán muchos, pero la verdad debemos de por sí considerar amistoso un país no solo con el que hacemos negocios de “contado” y no con pago en “especias”, léase entrenadores deportivos, tratamientos médicos y asesorías, cuyos resultados son difíciles de estimar en metálico, sino que además nos permite tener negocios lucrativos en su suelo, como Citgo, reconocimiento que hasta el mismo Comandante tuvo que hacer en días pasados.

Dentro de la falta de tacto que ha demostrado la cúpula de funcionarios gubernamentales que domina el país, no puedo creer que esta inclinación a despreciar y agredir - como en el caso de la ayuda al Estado Vargas y el retiro de la delegación de Fuerte Tiuna - a los gringos sea simple torpeza, desde el principio con cartas como la dirigida al Chacal y recientemente con manifestaciones de “apoyo” a los atentados terroristas por funcionarios o personas pertenecientes al partido de gobierno, los ya famosos dimes y diretes de lo que es o no terrorismo, el coqueteo con la guerrilla en Colombia y la última gracia de la Vicepresidenta, digna sucesora de José Ángel Ciliberto por su imprudencia al declarar, nos encontramos con un grupo de demócratas de pacotilla, de una ¿izquierda? cómoda e indefinida, a la cual le parece terrible el dominio anglosajón, pero que no hace un mes estaba por las “europas” guindado de las faldas de la realeza, como ignorando que aún cuando ahora son meros “objetos decorativos” sus representantes comparten la sangre de quienes, en el pasado crearon el modelo de imperio que los Estados Unidos representan hoy en día. ¿Porqué no hubo una manifestación frente al palacio de Buckhiman de los concejales del MVR protestando el apoyo británico a la estrategia antiterrorismo de sus aliados americanos?

Considerando el escenario en el cual los Estados Unidos dejasen de ser lo que son, me encantaría ver como quedamos nosotros como proveedores: sin el capitalismo “salvaje” del país del norte no habría consumismo, y sin este, pues, caería la demanda del petróleo y sus derivados ¿Para equilibrar la balanza le regalaríamos –perdón, venderíamos – más petróleo a Cuba y obtendríamos así los mismo beneficios a que estamos acostumbrados?

Pero lo que me tortura en realidad es envidia de las más venenosa, envidia al ver que esa persistencia que han demostrado para dejar clara su animadversión al “Imperialismo yanqui que hace lo que le da la gana” – cita de Alí Primera – no la tienen para organizar este enredo que llamamos país, para proteger a los ciudadanos, para darnos unas elecciones limpias desde que están gobernando, para generar empleo, salud, techo a pueblo y “escuálidos” por igual y así parecernos aunque sea un poquito, en su calidad de vida, porque en el fondo muchos así lo quieren, al pueblo de los Estados Unidos. Si, muchachos de la Quinta, lamento desilusionarlos: queremos parecernos en algo a ellos, con 11 de septiembre de por medio y todo.
______________________________________________________
* Esto lo escribi en julio del 2002, lo reproduzco a proposito de los ultimos acontecimientos y a la sorpresa de ver a los mismo revolucionarios que celebraron la caida de las Torres Gemelas como si fuesen musulmanes, marchando ahora contra el terrorismo. !Se pide consistencia, como minimo!

5 comentarios:

unocontodo dijo...

eso lo llaman en criollo "guabino" y el líder es el mas "guabinoso" de todos..
Guabino

LUIS AMÉZAGA dijo...

En el último párrafo de tu escrito creo que está la clave; la envidia. Hacen de la política una crítica al país con la democracia más antigua del planeta, donde personas del todo el mundo, con diferentes planteamientos políticos, con diferentes religiones, conviven y viven bien, y eso molesta. El bien de los demás en vez de aprovecharlo molesta, y los zafios se enredan en su propia demagogia.

ROBERTO ECHETO dijo...

Martha Beatriz, a moverse. Creo que hay que moverse para que esta locura no llegue más lejos.

Martha Beatriz dijo...

Roberto querido, moverse cómo? Los ingenuos como yo pensamos que hay que dejarlos equivocarse, y que caerán por su propio peso, mientras nos volvemos a recuperar del chasco que resultó la mesa de negociación, los firmazos y el referendum revocatorio. Gracias a todos por sus comentarios.

David Morán dijo...

Si, concuerdo, muchos inclusive aquí en mi país vieron eso del 11S con una alegría rencorosa, es lamentable tener esa mentalidad de resentido, como te lo dije en otro comentario amiga Beatriz, los principales responsables de nuestras desgracias somos nosotros mismos.

A ver donde llegan los caminos de la envidia en Latinoamérica.
Saludos Martha, y no te olvides de la poesía.