domingo, mayo 08, 2005

Lluvia

Cae el liquido maravilloso
El que hace posible la vida
Gratuito, sin costo
Y hace correr a la gente
Es como si fuese un insulto
Dejar que te toque

La gente le huye
La gente le teme
No se refrescan, mas bien
se queman, es exagerado
Por solo la posibilidad
De un resfriado

Si una gota intenta rozarlos
Evitan con artificios
Que esto ocurra
y el húmedo ambiente
es hormiguero
con visos de carnaval

Resulta divertido verlo
Y triste analizarlo
¿Porque sí nos exponemos
A las cosas mas diversas?
Smog, tránsito, charlatanes
Relaciones, rompimientos, engaños
Políticos, guerras, enfermedades

A estos quizás les tememos,
Pero no le huimos
¿Será que el ritual defensivo
ante la lluvia nos redime?
¿Porqué sí nos dejamos empapar
por cosas mas complejas?

3 comentarios:

David Morán dijo...

En nuestro afán por conservar el espíritu progresista, optamos por ecuaciones sumamente elaboradas para mover la dinámica del mundo, lo que sirve para optimizar el rendimiento muchas veces se convierte en un verdadero dolor de cabeza.

Quizá la lluvia en nuestra cabeza logre relajarnos, claro, en lo que dure el “mal tiempo”.

LUIS AMÉZAGA dijo...

¡¡ABAJO LOS PARAGÜAS!!

Martha Beatriz dijo...

Correcto Luis eso digo: la gente le huye a la lluvia, a ese liquido preciado y precioso...
Gracias a David y a ti por ser tan fieles!
Besos para los dos!