jueves, mayo 12, 2005

Consulate "Blues" II

- ¿Aló si?
- Martha Whatever, por favor desde el Consulado de Venezuela en Miami
Es aqui donde ingenuamente pienso que recogeré mi pasaporte antes de tiempo,! que ilusa!
- Ajá digame…
- La llamamos para informarle que su pasaporte, que le ofrecimos para el 20 de este mes, no estará listo para la fecha…
- ?Y eso? Lo solicite hace casi dos meses...
- La remesa de pasaportes no ha llegado, por lo tanto no tenemos fecha de entrega probable, la volvemos a llamar…
Y aqui me quedé yo, con mis planes de viaje hechos, mi rabia y el deseo de matar a alguien. Digo, ¿no es una violación de mis derechos ciudadanos no permitir el libre tránsito por el territorio nacional, ni de mi país, ni de ninguno diferente al donde estoy? !Malhaya sea la burocracia!, como me dijeron por allí.

2 comentarios:

David Morán dijo...

1.-En la universidad (UNAH) metí equivalencias para que me dieran unas clases, un trámite supuestamente sencillo; tardó un año, un año para que me salieran las dichosas equivalencias.

2.-Egresé de la Carrera de psicología en el 2003, realicé todos mis trámites y hasta el día de hoy no he podido graduarme. ¿Cómo diablos me puedo colegiar? Trabajo al ras de la ley.

3.-La universidad puso el servicio de matrícula en Internet supuestamente para evitar las extensas, violentas y alocadas filas de estudiantes (una masturbación colectiva sin precedentes), los cuales, tenían que dormir toda una noche en los predios universitarios para lograr matricular sus clases por la mañana. El dichoso servicio “on-line” tiene problemas, el servidor colapsa cuando entran miles de estudiantes al sitio de matricula, por lo que hay que levantarse de madrugada, entrar en el sitio y hacer el trámite.

4.-Permíteme una última para rematar. Una vez llegué a las cinco de la mañana a la “U” para hacer la fila de matrícula, ya habían alrededor de trescientos estudiantes, esperamos hasta las ocho (habría mas de mil para entonces), se abrieron las ventanillas, el primero en la fila entró a matricularse... salió indignado. No encontró cupo para una de sus clases.
¡Cómo, digo yo, siendo el primero en la matricula, no encuentra sus clases! ¡Cosas de la ciencia!

Ya vez, no eres la única, aunque esto ni sirve ni de consuelo. Saludos Beatriz.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Las cosas de palacio van despacio. Y a veces, ni van.