sábado, noviembre 13, 2010

Más de las hallacas: ¡Yo también quiero!


Contrapunteo con Naky :)

Ella quiere hacer hallacas. Yo también, pero quiero contar aquellas cosas que van más allá de la "hechura", las dictadoras que hacen el guiso, el esclavizante trabajo de preparar las hojas. Creo que cada uno de nosotros tiene recuerdos relativos a las hallacas, e invito a todos a compartirlos.

Mi abuela paterna era la matrona de las multisápidas: las hacía poniendo a pilar el maíz a sus hijos y controlando cada paso del proceso. La repartición de tareas estaba relacionada con el nivel de cariño que ella te tenía: aśi, mi mamá, era la "lavahojas", mientras mi tía, su hija, al menos en esos años de mi infancia era la que no ponían a hacer casi nada. En una de esas hechuras me eché mi primera rasca, ya que aburridos del "muchacho quítate del medio", nos pusimos a imitar entre los primos una famosa propaganda de brandy donde el licor era prendido. Después, como no hallábamos que hacer con el líquido, decidimos tomarlo de a poquito, pero después de haber pasado por bocas que no se abrían, yo valientemente me lo zampé de un trancazo. En un rato no me soportaba, y la familia extrañada se preguntaba que le había pasado a la normalmente tranquila Beatriz.

Mi mamá se liberó del yugo de la suegra, y en determinado momento comenzamos a hacerlas en nuestra casa. La elaboración era caótica, ya que mamá no tenía nociones de cantidades o sazón, a pesar de lo cual siempre quedaban a nuestro gusto, pero de todos tamaños y formas, asi como distintas: quizás a las última le faltaba tocino o el quiso no tenía pasas. Mi mamá . siempre práctica usaba la licuadora y otras ayudas en demasía, y fué ella la que introdujo el papel aluminio para la parte exterior de las hallacas y para los bollos. Las puristas hubieran muerto con las hallacas nuestras :)

Hice una pequeña pasantía con mi madrastra, quién era tan estricta como la abuela pero que a la vez nos consideraba mas a mi y al esposo: como el mismo comenta, de no ser tomado en cuenta pasaba a "prueba esta masa y dime que le falta, ¿caldo, vino o sal?".

Mi matrimonio temprano hizo que me mudara a casa de la suegra, a quién adoro pero que no podía ser mas parecida a mi abuela. De férrea dictadura, por supuesto - y ahora sé que no por falta de cariño - fuí asignada en los comienzo a la amarga labor de lavar hojas. Y no era tanto lavarlas, sino estar lejos de la acción: lejos de la música, del ponsigué macerado por un año en caña clara, de la posibilidad de robarte una aceituna o pasa. Eso de aguantar la respiración mientras abres el paquete verde, porque la lotería puede favorecerte con unas hojas decentes o hacerte la labor mas pesada con hojas sucias, fáciles de romper o simplemente pequeñas. No recuerdo en que año armé una verdadera revolución y protesté a viva voz esa tarea. Paśe a estirar masa, labor que requería la aprobación por unidad de cada hallaca, donde nunca faltaba el "está muy gruesa" o "muy chiquita". Eso si, las hallacas de Elena no tiene comparación y de ella aprendí el truco de hacerlas equitativas: todas llevan además del quiso su pedazo de carne, cochino y pollo cocido como adorno sumado a todos los demás.

Y vino la mudanza. Y la nostalgia. Y el me niego a pagar $8 por una hallaca. Y lo que parecía una labor imposible para dos, se ha convertido en algo que ya tiene sus historias, sus ritos, sus costumbres. Siempre se comienza comprando las cosas - que se consiguen todas, al menos en Miami - un viernes en la tarde y se cocinan las carnes y se preparan los aliños sin procesadores de alimentos, liquadoras o ayudas distintas a la "tracción de sangre". El pica, yo limpio y selecciono las hojas que vienen en una práctica bolsita, pero ni cortadas ni limpias. Nos preparamos una piña colada o una cervecita mientras se cocina el guiso y la hija viene a preguntar cuando va a estar listo, pero sin ayudar en nada. Este día no falla la llamada a la matrona que tenemos disponible, mi querida Elena, ya más para saludar que para preguntarle los trucos y cantidades que ya una vez nos dejó escrito en una ficha ya deteriorada por los años y el sucio. La mañana siguiente comenzamos con la labor de preparar, vuelvo de nuevo a estirar pero esta vez distribuyo yo misma el quiso y pongo los adornos en orden, no vaya a ser que la cosa al abrirla parezca un masacote. Ya a las 4-5 uno está de abandonar lo que se sabe innabandonable, porque vienen los bollitos, de los cuales hay que hacer una parte picante, otra con pepitonas (cuando se consiguen) y el resto simples, que es como los comen los que nos motivan a echarnos esta vaina cada año: no solo son los hijos, son la pequeña familia que formas con los amigos, sus esposos, sus hijos, los nuevos amigos a quienes perdonas, por ser de otra nacionalidad, que le digan tamales a tus hallacas hechas con tanto amor y trabajo.

Haremos para el día de acción de gracias, esta fabulosa fecha que los gringos inventaron para unir a todo el mundo sin importar sus creencias. Y si bien la imagen del pavo y el puré de papa con hallacas, bollos y pan de jamón no puede catalogarse sino de cursi, sabemos que nuestra gente no espera menos.

Las hallacas nos unen con lo que fuimos y yo espero que mi hijos sigan con la tradición algún día. Mientras el cuerpo aguante las seguimos haciendo, porque no hay nada mejor que el "yum yum" de mi pequeña cuando las prueba o verla parada frente a la nevera contando las que quedan y preguntando cuales se van a regalar para asi planear sus comidas.

martes, abril 28, 2009

Estado Rico, Estado Pobre, Estado desconectado

Yo aún sigo impresionada por el descaro que mostró el Presidente Chávez cuando de una semana a otra - con el pequeño detalle de las elecciones del 15F de por medio - cuando cambió radicalmente de posición ante la crisis económica mundial, donde pasamos de carro blindado a triciclo oxidado. Y es por ello que no me asombra en nada que, luego de adoptar, al menos en papel, medidas para ahorrar, el Gobierno Bolivariano, que considera que Venezuela es un país rico y próspero, piense que el uso de Internet es suntuario. Que la revolución, que tiene 10 años prometiendo progreso y bienestar, sienta que eso se logrará sin el uso de la herramienta universal que permite comunicarse, educarse, investigar, faciltar trámites y un montón de cosas que quizás aún no se han logrado descubrir, no es nada raro. Que se contradigan después de considerar el uso de la tecnológia una prioridad - entre muchos otros proyectos como los gallineros verticales o el trueque - no es raro, pero si es extremo. Sospechamos, viendo ejemplos como el Cuba, que quizás sea mas bien una excusa burda para limitarle a la gran mayoría el acceso a la información y así generar un atraso, que ya llevábamos a cuestas en el aspecto de la comunicaciones. Solo por mencionar un ejemplo, me imagino a la Educación Superior sin Internet o limitada solamente a los que puedan pagarla. No hay excusas para que en este pobre Estado rico se justifique un "corte de servicio" de este tipo y se siga diciendo que sin esa herramienta somos indetenibles. Lo indetenible será el atraso inevitable en el aspecto educativo, social y de servicios. No a la consideración de Internet como un servicio suntuario y a la aceptación sumisa de un Estado desconectado.

lunes, abril 20, 2009

Murió sin nacer

Cuando me preguntan cómo me fué en Venezuela no me queda sino responder "interesante": ni bien, ni mal, con muchos matices que van desde sustos a lágrimas de amor y de alegría, disgustos y encuentros con bellos lugares, felicidad de ver a mis hijos satisfechos y en familia a pesar de no pocas dificultades. Por ellos me quedé sin ver a mucha gente, aunque cumplí el cometido de ver a algunos de mis "notables", sin disfrutar muchas de las cosas que me gustan y definitivamente la jornada terminó con un cansancio del cual aún no me recupero porque es obvio que ya no estoy para esos trotes.
Pero sin duda lo mas notable del viaje, tristemente, es una amistad que murió, digamos sin nacer. Circunstancias críticas me obligaron a generar una situación que generó problemas y el rompimiento de una afinidad, que si bien no se había manifestado personalmente, tenía todos los visos de convertirse en algo duradero. Avergozanda y admitiendo mi parte en el asunto, mientras mi contraparte reacciona herida, solo pienso que lamentablemente quizás este sacrificio sea en vano, porque al final creo que ambas partes nos quedamos con la incertidumbre de si la otra parte involucrada a quién las dos queremos, obtendrá, de verdad, algún beneficio de mi acción. Pero hay cosas que uno se dice que no deben pasarse por alto, sean cuales sean las consecuencias derivadas de actuar quizás en forma poco común.
Soy de las que no veo atrás, sobretodo porque hay cosas que no se enmiendan, alguien me dijo alguna vez que la confianza es como el encaje, después que se rompe, no hay remiendo posible. Pero debo decir aqui, sobre el encaje roto, que el cariño y el agradecimiento, queda.

jueves, marzo 05, 2009

Nos encontramos de nuevo

Hace un año ya que recibi la noticia que definió el destino de ustedes. Y cambiarlas fué solo una de las difíciles decisiones que tuve de tomar en ese período.
Pero ahora, yo que nunca, en lo que literalmente llamaría mi sano juicio, le hubiese dedicado un segundo pensamiento a modificarlas, sin importar el parte de guerra, me enfrento con esta réplica mejorada de lo que fué.
Porque siempre estuve conforme con ustedes, a pesar de las tendencias .Y ustedes, mientras dieron el pecho, cumplieron su cometido como el libro gordo de Petete: enseñar, entretener y además, proveer alimento cuando fué necesario.
Escribo esto y pienso que, quizás debería darles un mejor recepción, estar contenta, alagarlas con regalos y nueva indumentaria, pero aún no me sale, me son extrañas y es con timidez de recien conocidas que aún las manejo.
Pero sé que al final todo llegará, el momento de la conformidad, de dejar este sentimiento de frivolidad asociado a la decisión de sustituirlas y entender que mientras mejor las trate, mientras mas la vea y les descrubra sus detalles y ventajas, además de la obvia, que es muy firme, mas rápido me acostumbraré a ustedes, ya que espero me acompañen por lo que me queda de vida.
Bienvenidas, nuevas lolas, aunque ya ustedes no tengan nada en común con sus antecesoras, solo el hecho de que puedo verlas al espejo como parte integral de mi misma y como símbolo inequívoco de mi feminidad.

miércoles, febrero 18, 2009

Hora de aceptar que perdió el NO

Ya hoy es miércoles después de las elecciones para decidir sobre la enmienda. Ví desde el mismo domingo la frustración y rabia que ocasiona la decisión que al final tomaron los electores. Pero siento que ya esta bueno de:

1. Culpar al exceso de campaña oficial: no faltó en la primera consulta, y no faltó ahorita. La razón no es esa.
2. Culpar a los abstencionistas: La democracia los admite y tolera. Nada de proponer que habría que sancionar al que no vota o obligarlo de alguna manera. Y asumir que este grupo obviamente conformista iba a favorecer a la oposición es no solo pretencioso sino irreal.
3. Culpar a nuestra idiosincracia: que porque somos como somos ganó el SI. La razón, según esta corriente, es que somos abusadores y vendemos los cupo de CADIVI. Me parece mezclar la gimnasia con la magnesia, no hay régimen que nos transforme en lo que no somos, no hay NO que nos obligue a no ensuciar las calles o colearnos en la cola del cine. El Maestro Cabrujas me apoyaría.
4. Declarar fraude: Aunque menos en cada elección, de nuevo vuelve este argumento. Hay que decidir si se juega un juego donde uno piensa que las reglas son injustas.

Demasiado bien parados salimos, con un aumento determinante en el número de votantes (lo cual no significa que sean opositores) y una ladrada en la cueva a un oficialismo que sabe que este es un intento desesperado por evitar lo que la crisis económica anuncia para todos, incluyendo a Venezuela lo cual se traduce en descontento con el gobierno, sea cual sea quién lo represente.
Leo conjeturas de como esta decisión hará que empeoren asuntos como la represión y el abuso de los derechos humanos. Sería triste, pero nada indica que si los resultados adversaran al presidente, el no usaría igual los 4 años que le quedarían para reforzar sus métodos intimidatorios.

Perdimos lo que creemos en la alternatividad como algo sano para la democracia. Pero no hemos perdido los que creemos que en 4 años pueden pasar muchas cosas, como que la oposición se enserie y deje de jugarle el juego a esta revolución aún anárquica, corrupta e ineficiente.

martes, febrero 10, 2009

No a la postulación indefinida

Cóncedámoles eso a los oficialistas: no es reelección indefinida, es postulación indefinida. Okey.
Pero para muchos de nosotros, no hay diferencia debido al abuso y poder que está del lado del candidato eterno, y no me refiero solo a Hugo Chávéz. En el clan de repetidos tenemos a Rosales, un personaje, que "haciéndose el loco" se ha montado en la ola de la política nacional por demasiado tiempo, con desatrosos resultados.
Si bien no se quebranta exactamente el principio de alternatividad, porque en última instancia se puede elegir a otro, limita las diferentes opciones, y eso también es para la oposición. No confío en un Ledezma que quizás piense que necesita mas tiempo como alcalde mayor, por ejemplo.
Cuando nos dicen que eso es "lo que quiere el pueblo" yo me digo que si el pueblo no quiere mas bien que le provean de un trabajo digno, de una vivienda idem, de seguridad personal y porque no, de educación que te permita no depender tanto de un estado malbaratador e ineficiente. Y si la réplica es que en los "malvados 40" tampoco lo teníamos, yo insisto en que para que vamos a reelegir a los que en 10 años no han logrado el cambio que nos prometieron a todos. Mejoras hay, pero no en todos los rubros que nos interesan a la mayoría, en particular en el de convivir en paz y el de tener mediana seguridad. Las instituciones solo reflejan un cambio radical "quítate tú pá poneme yo" con otro nombre, tratando asi de ocultar que las antiguas mañas de la política venezolana están allí, vivitas y coleando, acompañadas de otras originales como la segregación en la administración pública generada por la lista Tascón.
En el caso puntual de Chávez el no tiene un significado particular: No a que sigas ensayando y errando con Venezuela, no a que extiendas más las oportunidades de hacerlo bien que nunca se le habían dado a ningún Presidente elegido democráticamente, si a que nos demuestres que la revolución es pluralista y que seguirá a pesar de tí y que le des paso a los que, de cualquiera de los dos bandos quieren un mejor país.
Llamo a todos a votar este 15. NO dejemos que otros decidan. SI a la participación democrática.

miércoles, febrero 04, 2009

Calendario de Nuevos Feriados

Febrero 2 : Ascensión de su Majestad
Febrero 4: Golpe de Estado fracasado I
Febrero 14: I will give you what´s yours, Day
Febrero 27: Natalicio de la muerte de la cuarta república o Paquete´s day (feriado pá triste)
Abril 11: Golpe de Estado fracasado II (lo que es igual no es trampa)
Abril 13: Día de la resurección de de Jesús II (considerando que había aceptado el
deceso)
Julio 28: Natalicio del Supremo (se derroga el 24, no faltaba mas)
Agosto 4: Día del maletinazo (o cuantoaypaeso´day)
Noviembre 23: ¿Celebrando? que gané pero no estoy satisfecho. Venezuela es roja con
pinticas.
Noviembre 27: Golpe de Estado casi-casi (se vé que ya no participaba el hombre)
Diciembre 2: Me hago el loco´s day (Ignoro los resultados de esas elecciones menos de un
año después)

Se aceptan sugerencias...